Elsa Ruiz: “Un pinchacito puede salvar hasta tres vidas”

La promotora de donaciones de sangre de la Cruz Roja en la Comunidad de Madrid cuenta por qué se debe donar sangre en España, una práctica totalmente altruista.

La Cruz Roja es una invitada habitual en la Universidad Francisco de Vitoria (UFV). Varias veces en cada curso, esta organización se acerca con autobuses para que alumnos, profesores y empleados de la universidad puedan donar sangre de una forma rápida y sencilla. Elsa Ruiz es la promotora de las campañas de donaciones de sangre de la Cruz Roja en la Comunidad de Madrid y explica la importancia de donar sangre, que puede llegar a salvar hasta tres vidas con una sola bolsa.

¿Cuál es la labor de una promotora de donaciones de sangre en la Cruz Roja?
Nuestra labor es ayudar a difundir las campañas de donación de sangre de la Comunidad de Madrid y hacer una gran labor de concienciación a la gente para que sean donantes. Entonces, lo que hacemos es desde dar charlas en centros docentes a gente joven para que sepan qué es donar sangre y cómo pueden hacerlo, hasta tener contactos tanto en empresas como en ayuntamientos para que nos proporcionen espacios a los que podamos llevar autobuses de donaciones de sangre.

¿Por qué se debe donar sangre?
Pues porque la sangre no se puede fabricar. La única manera que tenemos de salvar vidas es dándonosla los unos a los otros. En España, donar sangre es una práctica altruista, de forma gratuita, no se recibe nada a cambio. La gran parte de donaciones que recibimos se utilizan para pérdidas de sangre en operaciones quirúrgicas o en partos.

¿Urge donar sangre en España?
Sí, sí que urge. En España somos unos grandísimos donantes de órganos, pero no de sangre. Cuesta muchísimo animar a la gente para que vaya a donar sangre. La cantidad de gente que ayuda es muy baja en comparación con la que se necesita. Además, como la sangre tiene fecha de caducidad, hay que tener siempre cantidades de los diferentes grupos sanguíneos. No vale donar una vez y luego nunca más. Cuando esa sangre caduca, lo ideal es volver a donar. Los chicos, hasta cuatro veces al año, y las chicas, tres veces.

¿Qué proyectos tiene la Cruz Roja para captar a los más jóvenes?
Ahora mismo, es intentar facilitar que las donaciones sean lo más próximas posibles a los jóvenes, como es el caso de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV), con autobuses o ir a institutos. Otra de las cosas que también hacemos con los jóvenes es algún tipo de evento al que se nos pueda invitar y donde también llevamos los autobuses para animar a la gente. De esta manera, los jóvenes no tienen que perder el tiempo yendo a cualquier otro sitio.

¿Ha habido un aumento de donaciones de sangre en los últimos años?
No, nos estamos manteniendo. Ojalá hubiese un aumento. Hace unos años, la Comunidad de Madrid no era autosuficiente en la donación de sangre, es decir, se necesitaban más cantidades y teníamos que recurrir a otras dos comunidades para conseguir las donaciones necesarias, pero eso ahora no ocurre. La mejora en los últimos 10 años sí se ha notado, pero en los últimos tiempos no ha habido un aumento, sino un mantenimiento.

Además de las transfusiones, ¿para qué más sirven las donaciones de sangre?
Pues, por ejemplo, para personas que sufren quemaduras muy graves, que pierden mucho líquido, entonces se les pone plasma, que se saca de la sangre de otras personas. También para gente que padece cáncer, como la leucemia, que su médula ósea no produce sangre, entonces se le ponen plaquetas de otras personas hasta que sea necesario el trasplante de médula.

Hace dos años, hubo una polémica porque se acusó a la Cruz Roja de lucrarse con esta actividad, aunque más tarde se desmintió la información. ¿Qué beneficios económicos obtiene su organización?
La información que salió sobre la venta de sangre es completamente falsa, eso sería ilegal, sería un delito súper grave. Lo único que hay por medio es una financiación del material sanitario, del personal… Formamos parte del gasto sanitario de la Comunidad de Madrid, en ningún momento hay un beneficio, es una actividad altruista, es impensable venderlo. Todas las donaciones que extraemos en Madrid de los autobuses se llevan al centro de transfusión, que está en Valdebernardo, y de allí se distribuye a los diferentes hospitales públicos de la Comunidad.

¿Cuánto cuesta procesar una bolsa de sangre?
Hay costes en las donaciones de sangre que tienen que ser sostenidos por la Comunidad de Madrid. Hay un altísimo coste en una donación de sangre, desde la persona que te atiende hasta el material. La bolsa en la que va la sangre es muy cara porque son tres bolsitas, en una iría el plasma, las plaquetas, los glóbulos rojos y además contiene una sustancia para que la sangre no se coagule. Además, una vez esté en el centro de transfusión debe ser analizada. Los costes están sustentados por los impuestos que pagamos los madrileños porque van a parar a la sanidad pública.

¿Qué le diría a una persona que tiene miedo a las agujas y, por tanto, no se atreve a donar sangre?
Que se animen a donar, porque la gran parte de la gente que dona se va muy contenta. La aguja da miedo, pero es un pinchacito, y casi siempre dicen que no se han enterado. Un pinchacito puede salvar hasta tres vidas. La gente se hace piercings y tatuajes y no se quejan, una donación de sangre duele menos. Los que tengan miedo, que lo intenten, que seguro que salen encantados.