El ‘youtuber’ ReSet, imputado por humillar un sin techo

Este joven de 19 años declarará por realizar y grabar una actuación contra la integridad moral de un hombre en riesgo de exclusión social.

El Juzgado de Instrucción número 33 de Barcelona ha llamado a declarar como imputado a un joven de 19 años apodado ReSet. Este cuenta con un canal de YouTube con más de un millón de suscriptores al que sube vídeos de humor, parodias, gameplays (grabaciones sobre videojuegos), etc. El pasado 24 de enero, el muchacho colgó un vídeo en el que daba 20 euros y galletas rellenas de dentrífico a un sin techo.

Este mismo día, la Guardia Urbana fue notificada de la existencia de este vídeo. Localizó al indigente en una calle del barrio de Marina la Port y este explicó que el muchacho le ofreció las galletas el 17 de enero. Los agentes le dieron la oportunidad de denunciar los hechos ante la Fiscalía de delitos en Odio y Discriminación. Así lo hizo el hombre en riesgo de exclusión social, quien acusó a ReSet, español de origen chino, de faltar a su integridad moral.

El Consell Audiovisual de Catalunya (CAC) solicitó a la plataforma de Internet que retirase el vídeo. Sin embargo, tuvo que volver a pedir a YouTube que eliminase, además, la grabación de otras cuentas que la habían subido de nuevo.

ReSet, mientras la Guardia Urbana hablaba con el sin techo, fue a visitarle con la intención de pasar la noche con él. De hecho, los oficiales comprobaron que, en su mochila, el joven llevaba mantas, un saco de dormir y una cámara de vídeo. No obstante, la denuncia ya estaba hecha.

El vídeo creó polémica y el joven decidió subir otro de disculpa. “No quería dar 20 euros a una persona normal de la calle, se los quería dar a ese vagabundo que vi”, declara ReSet. Además, el chaval explicó que lo que hizo al vagabundo formaba parte de un reto con sus amigos. “Como prometí que daría las galletas junto con los 20 euros a alguien, pues se lo di sin pensarlo dos veces”, añade.

ReSet pide en el vídeo disculpas y se acusa de ser “inmaduro”. Además, asegura que pensaba en “jugar y hacer cosas divertidas” y que, a pesar de sus 19 años de edad, su “cabeza es la de un niño”. Sin embargo, estas declaraciones contrastan con otras que dice en la grabación: “Si hice esto en su momento fue para captar la atención de la gente, pues en mi vida real solo tengo un amigo y en ocasiones me siento solo”.

Además, en el vídeo en el que entrega las galletas, el muchacho se burlaba del indigente. De hecho, dijo que las galletas le ayudarían a “lavarse los dientes”. A pesar de sus disculpas, la denuncia no ha sido retirada. Por lo tanto, irá a declarar el 13 de marzo al juzgado, acompañado por su abogada Mayka Nicolás. Además de los delitos de odio y discriminación que aprecia la Fiscalía, el Ayuntamiento de Barcelona se personará como acusación popular.