El lanzamiento del satélite Paz se completa con éxito

España se convierte así en uno de los tres países europeos con capacidad de observación de la Tierra.

El lanzamiento del satélite español Paz se llevó a cabo a cabo el pasado 22 de febrero, después de haber sido retrasado cinco veces anteriormente. El cohete Falcon 9 situó en órbita al satélite espía que enviará imágenes a las bases del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) en Torrejón de Ardoz (Madrid) y Maspalomas (Gran Canaria). Los datos recibidos se utilizarán para predicciones meteorológicas, cartografía, control medioambiental y fronterizo, etc.

Falcon 9, el cohete encargado de poner en órbita al satélite Paz

Esta iniciativa forma parte del Programa Nacional de Observación de la Tierra por Satélite (PNOTS), llevado a cabo por los ministerios de Defensa e Industria, Comercio y Turismo. Con el lanzamiento, España se convierte en el tercer país europeo con capacidad de observación de la Tierra, después de Alemania e Italia. El satélite ha sido construido por la empresa Hisdesat, y el cohete que lo ha lanzado, Falcon 9, es propiedad de SpaceX. Paz se encuentra situado en la órbita terrestre baja, a 514 kilómetros, la altura de la Estación Espacial Internacional.

Paz cuenta con un radar que obtiene 100 imágenes del planeta cada 24 horas, y un GPS que medirá parámetros atmosféricos con exactitud. Está programado para dar 15 vueltas diarias a la Tierra, cubriendo así 300.000 kilómetros cuadrados. La órbita en la que se sitúa es polar sincrónica al Sol: esto quiere decir que pasará por los polos y se mantendrá siempre orientado hacia la misma dirección, para que las imágenes que toma estén todas iluminadas desde el mismo ángulo.

La sexta vez que se anuncia el lanzamiento
El lanzamiento del satélite había sido retrasado ya cinco veces: estaba previsto para el 30 de enero, pero pocos días antes se realizó la primera demora, hasta el 10 de febrero. Posteriormente, Hisdesat anunció que se volvía a posponer hasta el 17 de febrero. Más tarde se dijo que la fecha sería definitivamente el 20 de febrero, pero, se volvió a anunciar un retraso de 24 horas como mínimo. Finalmente, no fue 24, sino 48 horas más tarde cuando se produjo, el 22 de febrero, a las 15:17 hora peninsular española, desde la base aérea de Vandemberg, en California.