Dientes de primates demuestran que estos cruzaron el Atlántico desde África

Las investigaciones apuntan a que el viaje se hizo en barca.

Dientes de mono fosilizados. Foto: Universidad del Sur de California

Cuatro dientes de primates fosilizados se han encontrado en la Amazonia peruana. Este hecho saca a la luz el viaje que realizaron en barca a través del Océano Atlántico desde África, según confirman las investigaciones de la Universidad del Sur de California.

Concretamente, la zona izquierda del río Yuruá ha sido el lugar donde se ha producido este hallazgo que ha desmontado todas las teorías. Hasta el momento, se pensaba que el grupo de primates Platyrrhini fueron los únicos en habitar el Nuevo Mundo, sin embargo, estos dientes dejan en evidencia la existencia de otro grupo que se está investigando.

Las investigaciones apuntan a que estos dientes son una variedad de Parapithecidae, grupo de primates que vivió en el norte de África hace más de 55 millones de años, que también atravesaron el Atlántico, aproximadamente 1.500 kilómetros en aquella época.

Erik Seiffert, profesor de Ciencias Clínicas Anatómicas Integradas que analizó estos dientes junto a sus compañeros, confirmó que eran de una especie desconocida, ya que eran mucho más «abultados y bulbosos, entre otras características», y situaron el origen en el Ucayalipithecus perdita, enclavado en los grupos de primates africanos Parapithecoidea y Parapithecidae. «Lo que me sorprende de este estudio más que de cualquier otro en el que he estado involucrado es cuán improbable es todo», afirmó Seiffert.

«Estamos sugiriendo que este grupo podría haber llegado a América del Sur justo en torno a lo que llamamos el Límite Eoceno-Oligoceno, un período de tiempo entre dos épocas geológicas, cuando la capa de hielo antártica comenzó a acumularse y el nivel del mar cayó», ha afirmado Seiffert. «Eso podría haber facilitado a estos primates cruzar el Océano Atlántico», ha añadido.

El buen estado de los dientes confirma a los analistas «la gran adaptabilidad de los primates para sobrevivir a las condiciones que se les presentaron». Además, tras su llegada a unas tierras desconocidas, debieron ajustarse a su nueva realidad para buscar alimentos y competir entre sí por el territorio. Su estancia rondó los 11,5 millones de años.