Un incendio arrasa un histórico castillo de Okinawa

Esta construcción japonesa estaba declarada Patrimonio Mundial por la Unesco

El miércoles 30 de octubre, en la ciudad de Naha, el tesoro nacional japonés fue víctima de un incendio que consumió 4.800 metros cuadrados de su estructura, entre los cuales se encontraban el pabellón central, pabellón norte y sur, así como otras cuatro secciones de la parte central.

Las autoridades locales han informado de que el incendio tuvo una duración de nueve horas y aun después de ser apagado, seguía saliendo humo de algunas partes de la estructura. La causa específica del fuego sigue siendo una incógnita.

El incendio no solo redujo a cenizas 500 años de historia japonesa, sino que se llevó consigo los muchos objetos de valor incalculable, como herramientas de la región utilizadas entre los siglos XIV y XVII, que se encontraban en exhibición dentro del castillo.

“No puedo aceptar la realidad”, ha afirmado Kurayoshi Takara, profesor en la Universidad de Ryukyus a NHK, medio de comunicación japonés.

“No tengo palabras como exministro a cargo de la herencia cultural” Masahiko Shibayama, exministro japonés, quien recurrió a Twitter para expresar su incredulidad sobre el evento. “Tras el incendio en la catedral de Notre-Dame, acabábamos de empezar la revisión de medidas antiincendios en todos nuestros bienes culturales”, añadió.

El castillo Shuri fue construido en el siglo XIV, durante el periodo del Reino de Ryukyu (un reino independiente formado en 1429 que unificó la isla de Okinawa y extendió su reinado hasta las islas Amami, en Kagoshima, y las islas Yaeyama, cerca de Taiwán).

En sus inicios, el castillo sirvió como hogar de la realeza, sin embargo, tras su última restauración fue convertido en museo y atracción turística. El rasgo más notorio de la construcción era su semejanza con la arquitectura china.

El castillo fue declarado tesoro nacional en 1933 por autoridades y Patrimonio Mundial en 2000 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) junto con las otras ocho propiedades restantes del Reino Ryukyu.

Las nueve propiedades, todas situadas en sitios elevados, son evidencia de la estructura social predominante durante esa época, así como un testimonio de supervivencia de expresión religiosa antigua frente a la era moderna, de acuerdo con la Unesco.

Este no es el primer desastre que le ocurre a esta estructura en particular. Ha sido renovada una vez cada siglo, la primera en 1453, poco después de su construcción y la más reciente tras la Segunda Guerra Mundial.

De acuerdo con la Unesco, tras cada renovación se ha hecho el mayor esfuerzo por lograr una distinción clara de las partes que fueron reconstruidas de las que permanecen en su estado original.