Trump y Putin se reunirán para salvar el pacto nuclear

El presidente estadounidense y su homólogo tendrán un encuentro en París el domingo 11 de noviembre.

John Bolton, consejero de Seguridad Nacional de EE.UU., asistió el pasado martes 23 a una reunión con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, para dialogar sobre la posibilidad de que Estados Unidos abandone el pacto bilateral que mantienen desde 1987. Putin insistió en entrevistarse pronto con Trump, quién acusa al Estado ruso de incumplir las bases de dicho acuerdo y que amenaza con fortalecer su arsenal atómico. Por ello, han fechado la junta para el próximo domingo 11 de noviembre en París, aprovechando que deberán acudir a la capital francesa con motivo del centenario del fin de la primera guerra mundial.

“Para nosotros es sorprendente ver cómo Estados Unidos da, sin motivos previos, pasos que nosotros no podemos considerar amistosos”, afirmó el líder del Kremlin. 

El pasado año, ambos estados realizaron un llamamiento al resto de países que presentaban armamento de corta y media distancia. Esta medida estaba encaminada a pasar del acuerdo bilateral a uno multilateral con potencias armamentísticas como China, que declara sentirse manipulada y molesta ante el “chantaje” con el que creen que intentan persuadirles para deshacerse de gran parte de su armamento.

Mientras que Estados Unidos pretende acabar con el pacto de INF, un acuerdo nuclear entre ambas potencias, para forjar desde cero las bases de nuevos tratados, Rusia es partidaria de reforzar las relaciones con la Casa Blanca antes de realizar cualquier tipo de intervención.

El tratado nuclear de INF
En 1987, Mijaíl Gorbachov, último dirigente de la URSS, y Ronald Reagan, el entonces presidente de EE.UU., firmaron el Tratado nuclear de INF (Intermediate-Range Nuclear Forces). Consistía en eliminar los misiles balísticos y de crucero nucleares o convencionales cuyo rango fuera de entre 500 a 5.500 kilómetros. Cuatro años después se habían deshecho de dichas armas.

Este tratado, que se entendió como una forma de poner fin a la Guerra Fría, se ha mantenido vigente hasta la actualidad para asegurar la paz y el equilibrio entre ambas potencias.