Refugiados trabajan irregularmente en Turquía para Zara y Mango, según la BBC

La mayoría de empleados, algunos menores, no poseían los permisos pertinentes, trabajaban sin las condiciones de seguridad apropiadas y en jornadas de más de 12 horas.

Un reportaje de Panorama, programa de la cadena de televisión británica BBC, emitido el pasado lunes 24 de octubre, asegura que refugiados sirios trabajan en condiciones irregulares en fábricas textiles turcas para proveedores de firmas españolas como Mango y Zara o británicas como Marks&Spencer (M&S) y Asos.

Condiciones laborales irregulares                                          

Según la cadena de televisión británica, los empleados manejaban productos químicos sin llevar máscaras protectoras. En el caso de las marcas españolas Zara (Inditex) y Mango, los trabajadores de la cadena de proveedores de estos comercios, algunos menores de edad, teñían vaqueros durante más de 12 horas al día.

En cuanto a las firmas M&S y Asos, la BBC ha informado de que siete sirios, el más joven de 15 años, recibían pagas en efectivo de una libra (1,12 euros) a la hora, inferior al salario mínimo de Turquía.

En Estambul, Panorama descubrió a varios niños sirios trabajando en una tienda de venta por Internet de ropa de Asos. Posteriormente, se identificaron durante una inspección a 11 adultos y tres menores de 16 años. Todos ellos, de nacionalidad siria.

Los reporteros de Panorama también hallaron a varios adultos y niños de hasta 10 años trabajando en un taller que fabricaba pijamas para la firma británica Next.

Reacciones de las empresas                                                    

En declaraciones a la BBC, Mango afirmó que muchas de estas fábricas habían sido subcontratadas por uno de sus proveedores sin su conocimiento y que, al inspeccionar más tarde las instalaciones, no encontraron a ningún sirio. Mango aseguró que en la inspección realizada, en cambio, sí se comprobaron unas “condiciones adecuadas, excepto algunos aspectos de seguridad personal”.

Mango señaló que uno de los talleres que denuncia el reportaje no recibió ningún encargo en agosto de este año, fecha en la que la cadena fue a grabar, y que no figura en la lista de proveedores de la empresa.

Inditex aseguró a la cadena de televisión británica, que inspecciona con regularidad sus fábricas. La firma informó de que se habían detectado algunas irregularidades el pasado mes de junio y que el susodicho taller tenía hasta diciembre para corregir dichas irregularidades.

Según un comunicado de Inditex, la empresa trabaja con Refugee Support Centre, una ONG dedicada a “regularizar la situación laboral de los trabajadores sirios”. Inditex asegura: “la crisis de refugiados sirios es un desafío complejo que afecta a todos los sectores en Turquía y, aunque no hay respuesta fácil, estamos absolutamente centrados en abordar el asunto”. En este sentido, admitió que estos empleados “están de manera irregular, pero no explotadas”.

Marks&Spencer también emitió un comunicado reproducido por la BBC. La empresa explicó que lo mostrado en el reportaje es “extremadamente serio e inaceptable”. Por consiguiente, ofrecerá trabajo permanente a todo sirio empleado en las fábricas señaladas.

“El comercio ético es fundamental para M&S. Todos nuestros proveedores están contractualmente comprometidos a adherirse a nuestros principios globales. No toleraremos tales grietas en nuestros principios y haremos todo lo que podamos para asegurarnos de que no vuelva a pasar”.

Muchas compañías de moda fabrican sus productos en Turquía, en particular en Estambul debido a su bajo coste, su proximidad con Europa y por la ventaja de poder realizar nuevos diseños en un periodo mínimo de tiempo.