Refugiados afganos se hacen pasar por extalibanes para quedarse en Alemania

Las autoridades del país sospechan de que se trata de una argucia de los solicitantes de asilo para tener más perspectivas de acogida.

Un “número de cuatro dígitos” de demandantes de asilo y refugio afganos en Alemania ha afirmado durante la tramitación de sus expedientes que tuvieron contactos con los talibán e incluso lucharon con ellos. Se trata de datos recabados por la Oficina Federal para la Migración y los Refugiados (Bamf) y puestos a disposición de las autoridades del Ministerio del Interior.

La pertenencia a los talibanes está castigado en Afganistán con la pena de muerte, lo que impediría la deportación.

Mientras para las autoridades alemanas este fenómeno está suponiendo un gran desconcierto, para los expertos se podría tratar de una argucia de los solicitantes de asilo para incrementar sus perspectivas de acogida en Alemania. La pertenencia a los taliban está castigado en Afganistán con la pena de muerte, lo que impediría la deportación.

El endurecimiento de las leyes de asilo y refugio en Alemania hace que cada vez sea más difícil obtener ese estatuto, especialmente para los demandantes procedentes países total o parcialmente seguros, como es el caso de Afganistán. Según las últimas estadísticas, de las 27.639 solicitudes de asilo y refugio tramitadas en los dos primeros meses de este año, se rechazaron 14.403, lo que arroja una cuota de aceptación del 47,9%.

Verdad o excusa para evitar la deportación lo cierto es que la relación confesa con los talibán plantea un problema adicional a las autoridades alemanas y más concretamente a la Fiscalía Federal, obligada a investigar presuntos delitos de terrorismo. Y en relación con los presuntos excombatientes talibán ya ha abierto pesquisas en más de 70 casos.