Orden de captura para el ex presidente de Perú Alejandro Toledo

Un juez admite a trámite la solicitud de la fiscalía de prisión preventiva para el ex mandatario. Se le acusa de cobrar hasta 20 millones de dólares a cambio de licitar una carretera.

La vida política peruana anda revuelta estos días después del auto judicial que ordena la captura del el ex presidente Alejandro Toledo por supuestamente haber cobrado 20 millones de dólares en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

El fiscal solicita prisión preventiva y acusa al ex presidente de tráfico de influencias y lavado de activos.

El juez Richard Concepción, titular del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria de la Sala Penal Nacional, admitió a trámite la solicitud del fiscal de prisión preventiva para el ex presidente por presuntos delitos de tráfico de influencias y lavado de activos.

Fuera del país
La medida tomada por el juez llega cuando el ex presidente Toledo (2001-2006) se encontraba fuera del país andino. Se trata de uno de los motivos esgrimidos para la fulminante orden de detención internacional.

Toledo cobró, presuntamente, 20 millones de dólares a cambio de licitar para Odebrecht la Carretera Interoceánica del Sur.

El principal delito que se le imputa a Toledo es el cobro de 20 millones de dólares en sobornos a cambio de lograr la licitación para la constructora Odebrecht de la Carretera Interoceánica del Sur, que atraviesa el territorio peruano desde la costa del océano Pacífico hasta la frontera con Brasil.

De la cantidad total cobrada mediante sobornos, la Fiscalía tiene identificados nueve millones de dólares en cuentas de empresas offshore. Los pagos ilícitos por parte de los mandatarios peruanos comprenden también de Alan García (2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016).