Mueren de frío 29 niños en un campo de refugiados sirio

La mayoría de los pequeños fallecieron de hipotermia cuando huían de zonas rurales en combate e intentaban entrar en el campo de refugiados de Al Hol, que está superpoblado.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha denunciado que en los últimos dos meses han fallecido  29 niños y recién nacidos mientras intentaban llegar al campo de refugiados de Al Hol, al norte de Siria, que está superpoblado y ha pasado de albergar 10.000 a 33.000 personas en los últimos tres meses.

Esto, además de la superpoblación, se debe a que para llegar al campo de desplazados, la mayoría de la gente debe caminar o ir en transportes abiertos a la intemperie durante varios días, y son forzados a dormir también en las bajas temperaturas invernales.

“La situación en el campo de Al Hol es desoladora”, con “niños muriendo de hipotermia, sus familias buscan seguridad”, denuncia Elizabeth Hoff, representante de la OMS en Siria. 

Ante estas circunstancias, los responsables del campo son incapaces de atender las necesidades de todas las personas que llegan por día “desnutridas y exhaustas”, en muchos casos huyendo de zonas controladas por los terroristas del Estado Islámico.

Elizabeth Hoff, representante de la OMS en Siria, ha lamentado la situación y ha expresado que  “la situación en el campo de Al Hol es desoladora”, con “niños muriendo de hipotermia, sus familias buscan seguridad”. Por esto, Hoff ha reclamado que se aceleren las autorizaciones para poder atender y repartir suministros a quienes habitan en el campamento, como a los que están en los alrededores de este. Además, ha destacado que es imperativo darles a estas personas “la ayuda que necesitan de forma desesperada”.