Mosul cuenta las horas para su liberación

Aviones iraquíes bombardean las cercanías de la ciudad y las tropas retiran trincheras del Estado Islámico. "La perla del norte" lleva desde junio de 2014 bajo el yugo yihadista.

La segunda ciudad de Irak a un paso de su liberación. Aviones del Ejército iraquí y de la coalición internacional bombardean este lunes las afueras de Mosul. En un comunicado de la Jefatura de las Operaciones para la Liberación de la Provincia de Nínive, de la que esta urbe es su capital, se informa de que los ataques tienen como objetivo el área de Bashiqa, a unos 14 kilómetros al norte de la ciudad.

La artillería pesada de las tropas gubernamentales y de los kurdos “peshmergas” comenzaron a bombardear Bashiqa con cohetes y retiraron los sacos de las trincheras de los combatientes del Estado Islámico. La Jefatura de las Operaciones explicó también que el avance de las fuerzas conjuntas se cumplió en parte gracias a la coalición internacional, que destruyó posiciones fijas y móviles de los yihadistas.

El Ejército de Irak y las tropas kurdas bombardean Bashiqa, a 14 kilómetros al norte de la ciudad

El inicio de la operación militar para liberar Mosul fue anunciado por el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, que prometió restablecer la estabilidad en la segunda ciudad más importante de Irak, en manos yihadistas desde junio de 2014.

Se calcula que más de un millón de personas han abandonado la ciudad desde la llegada de los islamistas y dos millones y medio todavía permanecen obligados a sufrir el siniestro fervor de los terroristas. Sin embargo, las noticias son esperanzadoras. En los últimos 24 meses, los yihadistas han perdido el 45 por ciento del territorio que llegaron a controlar en Irak. Un retroceso que presiona a una ciudadanía cada vez con menos recursos, menos alimentos y más impedimentos para abandonar la ciudad.

En declaraciones a la Agencia Efe, el presidente de la Comisión de Seguridad del Consejo de Nínive, Mohamed Ibrahim al Bayati, asegura que sólo en Mosul el EI ha perdido 9.923 combatientes, 7.650 el primer año y el resto el segundo. Al Bayati afirma que 4.126 ciudadanos han sido asesinados en la capital de Nínive -3.250 el primer año de ocupación y 876 el segundo- por los yihadistas.

Los islamistas han perdido el 45% de su territorio en Irak en los últimos 24 meses

El 10 de junio de 2014 unos cientos de yihadistas asaltaron la conocida por los iraquíes como “la perla del norte” a bordo de varias decenas de sus característicos pick-ups. Los 30.000 policías y soldados iraquíes encargados de custodiarla, entrenados por los estadounidenses, huyeron sin librar batalla regalando un cotizado arsenal todoterrenos y tanques.

Crucifixiones de “infieles”, mutilaciones, lapidaciones y prohibiciones de todo tipo han el pan de cada día de los habitantes de la ciudad en estos últimos dos años. Utilizando prácticas salvajes y legitimándose en las enseñanzas de su religión, los extremistas han conseguido someter a sus conciudadanos a un régimen de terror en el que cualquier movimiento sospechoso es pagado con la muerte.