El Gobierno de Sudán del Sur alertó este lunes de la hambruna que sufren varias regiones del país. Más de un millón de niños menores de cinco años padecen desnutrición aguda, especialmente en el noreste y noroeste del territorio, informó la oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

La guerra civil en la que está inmersa Sudán del Sur, unida a los altos precios, la crisis económica y la baja producción agrícola han provocado que unos 4,9 millones de personas experimenten inseguridad alimentaria, una cifra que podría ascender hasta las 5,5 millones de personas el próximo verano.

Etnias enfrentadas
El conflicto en Sudán del Sur estalló en diciembre de 2013, cuando el presidente Salva Kiir, de la etnia dinka, denunció un intento de golpe de Estado por parte de su vicepresidente Riek Machar, perteneciente a la tribu nuer.

En este sentido, el jefe de la Misión de la ONU en Sudán del Sur, David Shearer, condenó la situación difícil que viven 20.000 personas desplazadas por la violencia en la ribera oeste del Nilo, en ese país.

“La población Shilluk de Malakal abandonó la ciudad y 33.000 personas se refugian en el campamento administrado por la ONU, estamos muy preocupados de que los combates se expandan una vez más en la región del Nilo Alto”, aseguró Daniel Dickinson, portavoz de la Misión.