La contaminación del agua causa el 25% de las enfermedades en Gaza

Sólo el 3% del agua que puede consumir la población es potable.

La contaminación del agua es una de las principales causas de mortalidad infantil. Fuente: Wikimedia Commons

La Franja de Gaza, con casi dos millones de habitantes, cada vez tiene más dificultades para afrontar los problemas causados por la contaminación del agua. Actualmente, el 97% no es potable y, mientras muy pocos pueden permitirse comprarla, la inmensa mayoría ha de recurrir a los suministros que el Gobierno deposita en las cisternas una vez por semana. De esta forma la gran mayoría de la población contrae numerosas infecciones, dando lugar a que el 25% de  las enfermedades sean por dicha polución.

Los últimos estudios de RAND Corporation muestran que los países de Occidente invierten tan solo un 1% de sus ingresos mensuales en agua potable, mientras que en territorios como Gaza se llega al 30%. Para intentar mejorar la situación, los líderes de Hamás aplican recortes de agua en la gran mayoría de los ámbitos de la vida, hasta el punto de que en los colegios hay un retrete por cada 75 alumnos y un lavabo por cada 80, lo que aumenta las probabilidades de contraer gastroenteritis. También se limita el uso del agua en los hospitales, por lo que las intervenciones médicas se realizan en pésimas condiciones.

El estudio de RAND Corporation 
RAND Corporation, una institución apolítica encargada de mejorar la política y de ayudar en la toma de decisiones mediante pruebas y análisis, ha publicado un estudio en el que afirma que durante estos últimos cuatro años las cifras de mortalidad infantil por enfermedades gastrointestinales (12%) provocadas por la contaminación del agua no han hecho más que aumentar. Asimismo, el deterioro de las infraestructuras acuíferas ha acentuado la presencia de virus y gérmenes como la salmonella, el rotavirus o el cólera, del que se teme una epidemia.

“Es inconcebible que esto esté sucediendo al otro lado de las vallas de una potencia acuífera como Israel”, afirma Shira Efron. 

Shira Efron, doctora en RAND Corporation, advierte de que si no se toman medidas urgentemente, la situación puede extenderse a otros países como Israel y Egipto. Igualmente, ha criticado lo inadmisible que es que siendo Israel una gran potencia acuífera, no contribuya a mejorar la situación.

El papel de la política en la actual situación
En 2005, las tropas israelíes abandonaron el territorio de Gaza y dos años después el movimiento islamista Hamás se hizo con el poder, por lo que el Gobierno israelí dejó de suministrar agua y la Franja de Gaza tuvo que empezar a sustentarse con los caudales del acuífero costero y de la desalinización. Además, las continuas guerras durante los diez últimos años han dado lugar a que las infraestructuras de saneamiento y distribución quedaran totalmente colapsadas.

Las limitaciones de electricidad provocan la paralización de las depuradoras, indispensables para la obtención de agua potable. En consecuencia, los residuos son directamente expulsados al mar. Esto implica un alto riesgo no solo para la Franja de Gaza, sino también para Israel y Egipto.

Todo ello unido a la sobreexplotación del bombeo de pozos, que provoca que el agua del mar penetre en la tierra hasta cuatro kilómetros, sustenta la predicción de Naciones Unidas de que a partir de la próxima década la Franja podría no ser habitable.

La Contaminación del agua en otros países
La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la polución del agua da lugar a numerosas enfermedades o intoxicaciones, principalmente en países africanos. Algunos de los territorios más perjudicados son:

  • Afganistán: las fuentes de sustento se encuentran intoxicadas por materiales de guerra.
  • Chad: el 91% de la población consume agua corrompida por deshechos industriales.
  • Haití: en el Estado más pobre de América, que aun se está recuperando de la catástrofe natural de 2010, apenas el 40% es potable.
  • Madagascar: el 89% ha de subsistir consumiendo un líquido insalubre contaminado por bacterias, parásitos y deshechos industriales.

Estos países estan categorizados como algunos de los territorios con peores condiciones en los suministros de agua. Junto a ellos se encuentran: Mongolia, Mozambique, Papúa Nueva Guinea, República Democrática del Congo, Tayikistán y Ucrania.