Isabel II pone fin a la crisis creada por Harry y Meghan

La reina de Inglaterra ha convocado el lunes al núcleo de la familia real para tratar la futura situación en la monarquía de los duques de Sussex.

El encuentro pretendía establecer soluciones para resolver problemas financieros y logísticos. Foto: The Royal Family.

La reina de Inglaterra, Isabel II, ha reunido en su residencia de Sandringham (Reino Unido) a los principales miembros de la familia para resolver la crisis pública generada por Harry y Meghan. A la reunión asistieron Harry, el hermano de este, el príncipe William, y su padre, Carlos de Inglaterra. Meghan Markle, participó por teléfono desde Canadá.

La intención de los duques de Sussex, Meghan y Harry, es deshacer lazos con la familia real y, según expresaron en su cuenta de Instagram, obtener «una independencia económica», y abandonar sus obligaciones públicas.

Tras la reunión, que duró dos horas, Isabel II emitió en su comunicado que: «Mi familia y yo apoyamos por completo el deseo de Harry y Meghan de crear una nueva vida como una familia joven». «Aunque hubiéramos preferido que permanecieran trabajando a tiempo completo como miembros de la Familia Real, respetamos y entendemos su deseo» aseguró la reina.

Isabel II ha manifestado su deseo por llegar a un acuerdo con el matrimonio «en cuestión de días», aunque señala que las decisiones aún no están completamente tomadas, y que necesitan un poco más de tiempo: «Harry y Meghan han dejado claro que no quieren depender de fondos públicos en sus nuevas vidas. Por lo tanto, se acordó que habrá un periodo de transición en el que los duques de Sussex pasarán tiempo en Canadá y Reino Unido. Estos son asuntos complejos que mi familia debe resolver, y aún queda mucho trabajo por hacer, pero he pedido que se tomen decisiones en los próximos días».

Tras el encuentro, Harry, su hermano William y su padre Carlos abandonaron el palacio de Sandringham por separado. Ahora, los duques de Sussex, después de manifestar su intención de desvincularse de la monarquía británica y vivir un tiempo fuera de Reino Unido, tienen la intención de crear una organización caritativa.