Estados Unidos se retira y los kurdos hacen frente solos a la disputa turca

Esta decisión ha sido criticada mientras Europa recibe amenazas por parte del presidente turco. Donald Trump alega la retirada de las tropas a la falta de ayuda en acontecimientos relativos a la Segunda Guerra Mundial y Normandía.

Distintas regiones Sirias. Foto: Pixabay

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha ordenado la retirada de las tropas estadounidenses en territorio sirio. La decisión se debe a la ofensiva turca contra los kurdos ubicados en la zona fronteriza entre Turquía y Suiza. Además, Trump ha amenazado con represalias contra la economía turca si se extermina a los kurdos.

Los kurdos, la minoría más grande del Medio Oriente, están formados por más de 30 millones de personas dispersas entre Turquía, Irak, Irán, Armenia y Siria. Este grupo, que ha luchado por crear un Estado que hoy en día no ha logrado, está agrupados en la Unión Democrática (PYD), frente político de izquierdas cuyo brazo armado, el YPG, es considerado por Turquía como un grupo terrorista.

Este grupo ha denunciado los tratos hostiles por parte de las autoridades turcas, además de otras prácticas como la prohibición del habla del idioma kurdo o la negación de su identidad étnica impuestas por Turquía.

Tras la Primera Guerra Mundial y la consecuente desaparición del Imperio Otomano, las potencias occidentales incumplieron la promesa de creación de Kurdistán, estado prometido para los kurdos. A pesar de las intenciones de la sociedad kurda para conseguir su autonomía estatal, la falsa promesa ha propiciado la aparición de represiones en Irak y Turquía, entre otros, donde han reaccionado con violencia y cuya única solución ha sido su intento de uniformizar el área. 

El PKK, partido de los trabajadores kurdos en Turquía, es considerado por los turcos como un grupo terrorista y ha luchado por conseguir la independencia.

Durante la guerra con el Estado Islámico (ISIS, según sus siglas en inglés) que comenzó en 2014 debido a la ofensiva lanzada por este grupo terrorista contra los ejércitos de Irak y Siria, los kurdos intervinieron de forma activa en la paralización de la actividad terrorista junto con la ayuda de Estados Unidos. Este decidió intervenir con la finalidad de defender las minorías cristianas y yazidíes, además de resguardar a los militares estadounidenses en dicho país.

La retirada estadounidense ha provocado manifestaciones kurdas de protesta en las principales localidades sirias, al mismo tiempo que tratan de hacer frente a la ofensiva turca, que ya ha causado numerosas bajas.

Mientras tanto, multitudes kurdas se desplazan diariamente a lugares de refugio mientras esperan una solución al conflicto actual.