El Tratado de Aquisgrán refuerza las relaciones francoalemanas

Francia y Alemania lucharán por proteger el medio ambiente y establecer una Unión Europea mucho más unida.

Francia y Alemania firmaron, el 22 de enero, el Tratado de Aquisgrán. Este tratado, de 16 páginas en la versión alemana, contiene 28 artículos, en los que se definen medidas europeístas.

Desde el primer capítulo, se afirma que «los dos estados profundizarán su cooperación en política europea». Es un tratado que llevará a una política exterior común y acciones militares conjuntas entre Francia y Alemania.

Aparte del simbolismo del acuerdo, ofrece paz y seguridad. Los ministerios de Exteriores de ambos países han firmado que lucharán por proteger estos dos valores mediante el apoyo con sus fuerzas armadas en los conflictos bélicos, siendo el Consejo francoalemán de Defensa y Seguridad el encargado de garantizar esta protección.

Este acuerdo aumentará la fuerza de la reclamación de Alemania de ser miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. El tratado se centra, aparte de la protección de los derechos humanos, en la cultura, educación, investigación y movilidad. También se le da pie a la cooperación entre regiones y a la preocupación por el medio ambiente y la economía.