El Parlamento Europeo sanciona a Hungría por no recibir inmigrantes

Austria ofrece a Viktor Orban abandonar su integración en el Partido Popular Europeo y crear un bloque común en el Parlamento Europeo (PE).

Viktor Orban en un debate del Partido Popular Europeo. Foto: European People's Party (flickr.com).

La eurodiputada holandesa Judith Sargentini, del Partido Verde Europeo, defendió en un informe que Hungría debe ser castigada por “no respetar convenientemente las libertades ciudadanas”. A partir de aquí, las políticas exteriores de Viktor Orban, primer ministro húngaro, han estado en el punto de mira del Parlamento Europeo, que ha decidido sancionar al país centroeuropeo. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha criticado a Orban por sus medidas contra la inmigración: “el patriotismo es virtud, la cerrazón nacionalista es un veneno pernicioso”.

Liberales, socialistas y grupos de izquierda de la Eurocámara han apoyado el informe contra Hungría que solicita activar el artículo 7 del Tratado, destinado a despojar la influencia en la UE a los estados miembros que no respetan las normas.


Este miércoles, una amplia mayoría de eurodiputados han aprobado solicitar que se abra un procedimiento sancionador a Hungría por su política migratoria. Los resultados oficiales han sido los siguientes: 448 votos a favor y 197, en contra. Además, ha habido 48 abstenciones, de estas, la mitad corresponden a miembros del Partido Popular Europeo (PPE), que son socios del primer ministro húngaro, Viktor Orban. Este mismo órgano ha dado un aviso a Hungría, ya que las sanciones pueden ser aún mayores, como dejar al país sin derecho de voto en las instituciones europeas.

“No cederemos, no importa lo que voten”, sentenció Viktor Orban.

El dirigente húngaro contemplaba la posible consecuencia, a través de un vídeo colgado en su cuenta de Facebook, horas antes de conocerse la sanción: “Los eurodiputados partidarios de la inmigración son mayoría en el Parlamento Europeo. Ellos preparan ahora una venganza contra Hungría porque los húngaros han decidido no convertirlo en un país de inmigración”. Una vez en el Parlamento, durante el debate, explicó que “se quiere condenar a Hungría porque decidieron que su patria no sería un país de inmigrantes”, y dejó un mensaje para los eurodiputados: “no cederemos, no importa lo que voten”.

A pesar de las sanciones previstas, Viktor Orban sigue manteniendo su postura. “Hungría seguirá defendiendo sus fronteras, frenar la inmigración ilegal y la defensa de sus derechos, también contra ustedes si es necesario”, desafió el dirigente húngaro. Además, el primer ministro reafirmó su idea sobre los refugiados, en su mayoría de origen islámico, por lo que “constituyen una amenaza a la civilización cristiana y a la UE”.

Bloque común de Austria y Hungría
El Partido de la Libertad de Austria (FPÖ), a través de su vicecanciller, Heinz-Christian Strache, ha propuesto a la militancia húngara de Viktor Orban abandonar el Partido Popular Europeo (PPE) para fortalecer y apoyar las propuestas de inmigración, que ambos comparten, en forma de bloque común.

El FPO, que gobierna junto al Partido Popular Austriaco (ÖVP) en la coalición austriaca liderada por Sebastian Kurz, acerca posturas con su país vecino para trabajar mano a mano en el futuro. Esta propuesta llega en un momento delicado para Hungría con la Unión Europea (UE). Orban calificó de “venganza” la actitud del Parlamento Europeo por el hecho de no querer inmigrantes en su país.