Imagen: Tiocfaidh en Flickr.

Pese a que la premier británica, Theresa May visitó el pasado lunes Estrasburgo, en un viaje relámpago para negociar las condiciones de salida con la Unión Europea. Este martes, el Parlamento británico ha rechazado el acuerdo por segunda vez y ha asumido el control del divorcio de la Unión Europea. Esta misma semana, votará la extensión del artículo 50, o la opción más extrema del «no acuerdo».

Durante la votación, May lanzó una advertencia, que repitió varias veces: «si no aprobamos el acuerdo, corremos el riesgo de perder el brexit«. La mandataria británica recordó además, durante su discurso de apertura del debate, las palabras del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, la noche anterior: «No habrá otra oportunidad».

«Si no aprobamos el acuerdo, corremos el riesgo de perder el brexit», afirmó Theresa May.

Apeló también May al «pragmatismo británico» cuando pidió el voto favorable hacia su acuerdo, y advirtió de que un rechazo parlamentario sería también interpretado como una quiebra de la «decisión democrática» tomada en el referéndum sobre la Unión Europea. De poco le sirvió a la mandataria, que perdió por 391 votos frente a 242, con un margen de 149 escaños.

Los principales opositores del acuerdo fueron el Partido Conservador y el Partido Democrático Unionista (DUP). También se manifestaron en contra los laboristas, los nacionalistas escoceses, los liberal demócratas y el recién creado Grupo Independiente.

¿Será la tercera la vencida?
No se descarta que la premier británica haga un tercer intento de presentar el acuerdo antes de que termine el mes. El éxito o fracaso de este dependerá de la respuesta de Bruselas a la ya solicitada extensión de plazos. Para cualquier modificación en el calendario, debe haber un acuerdo por unanimidad. Si Londres pide ampliación del artículo 50, lo más probable es que se tome una decisión al respecto en el Consejo Europeo los días 21 y 22 de marzo.

Brexit sin acuerdo, una posibilidad 
Bruselas sigue confiando en que una salida con acuerdo continúa estando encima de la mesa, pero fuentes europeas señalan que nunca antes se había estado tan cerca de una brexit sin acuerdo. Esta realidad abre para Europa una época de incertidumbre, en la que nadie sabe qué ocurrirá después. La Unión Europea espera que se siga el proceso normal, en el que el Parlamento británico votaría en contra de salir sin acuerdo, este miércoles, y a favor de la extensión de las negociaciones, el jueves.

«No habrá otra oportunidad», sentenció Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea. 

El Reino Unido ya se prepara para el brexit sin acuerdo, y como parte de un plan para evitar el choque de precios, reducirá los aranceles a cero en el 87% de las importaciones del Reino Unido. Esta medida se aplicará a ciertos productos como la carne de res, cordero, cerdo, aves de corral y algunos lácteos para, según han explicado desde el Gobierno británico, «apoyar a los agricultores y productores que históricamente han sido protegidos mediante altos aranceles de la UE».

El Gobierno describió el anuncio como una «modesta liberalización» de los precios pensada para minimizar la interrupción de los negocios y evitar el choque de precios en los supermercados.