El Nobel de Economía galardona a Oliver Hart y Bengt Holmström

Los economistas Hart y Holmström reciben este premio por sus investigaciones sobre la "teoría de los contratos".

Oliver Hart es británico y profesor en la Universidad de Harvard, mientras que su homólogo Bengt Holmström es finlandés y da clase en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Ambos economistas han desarrollado su carrera en Estados Unidos.

Hart y Holmström han trabajado e investigado conjuntamente sobre la “teoría de los contratos”, lo que ha supuesto una gran ayuda para comprender los contratos actuales tanto en empresas como en instituciones. Sus aportaciones han ayudado a solventar los problemas que pueden surgir al diseñar nuevos modelos de contratación y a esclarecer la disyuntiva entre la gestión privada o pública de determinados servicios.

La microeconomía se basa en los contratos; desde el que se firma con una aseguradora o con un banco para financiar un crédito, hasta el que se adquiere con una empresa al ser empleados.

Los contratos que los galardonados proponen revolucionan el sistema actual. fotografía realizada por Gina Collecchia.
Los contratos que los galardonados proponen revolucionan el sistema actual. fotografía realizada por Gina Collecchia.

Estas nuevas investigaciones dan respuesta a cuestiones como el motivo por el que una empresa de seguros no cubre la totalidad de un incendio o inundación a pesar de estar “a todo riesgo”.

“Hay que tener los incentivos adecuados para fomentar que las partes sean cuidadosas”, ha explicado Per Stromberg, presidente del Comité del Premio Nobel de Economía. La averiguaciones teóricas de Hart y Holmström tienen el objetivo de mejorar la eficiencia de los contratos para que todas las partes salgan beneficiadas de este intercambio.

Mientras que las investigaciones de Hart se centran en el discernimiento entre empresas privadas o públicas dependiendo del servicio y en la importancia que debe tomar el accionariado y el emprendedor, según de la coyuntura económica de la empresa; Holmström apuesta por incentivar a los trabajadores mediante remuneraciones por su productividad en trabajos que dependan exclusivamente de ellos, y por fomentar el trabajo joven en grupo con algo de burocracia y reglas con incentivos para que ninguno se beneficie del trabajo de otro, así como cree que el salario de los profesores debe ser fijo.

El premio pertenece al Banco de Suecia. Se trata del Nobel número 42 de Economía de este galardón creado en 1969.