El movimiento Fridays for Future llega a España

Numerosos jóvenes de varias ciudades del mundo se han sumado a la lucha contra el cambio climático.

Foto: pixabay

Greta Thunberg ha comenzado un movimiento estudiantil por la lucha contra el cambio climático que ha llegado a ciudades muy diversas de todo el mundo. Esta joven sueca, de 16 años, forma parte de una organización llamada Climate Justice Now.

La convocatoria ha unido a muchos jóvenes por la causa en ciudades de todo el mundo desde que empezara en Suecia el pasado verano. Las concentraciones se programan y difunden a través de redes sociales como Twitter e Instagram.

“Si las soluciones dentro del sistema son tan imposibles de encontrar, quizá deberíamos cambiarlo”, afirma Thunberg.

Estas huelgas son pacíficas y tienen la intención de hacer más visible la situación climática en el mundo para que, desde los gobiernos, se tomen medidas favorables a la mejora de las condiciones ambientales. Consideran que si se ha llegado a esta situación ha sido por la falta de medidas sostenibles.

“Decís que amáis a vuestros hijos sobre todas las cosas, y sin embargo les robáis su futuro en frente de sus propios ojos”, sentenciaba Greta Thunberg en la cumbre del clima de la ONU.

El movimiento ha tenido una buena acogida en todo el mundo y, el conjunto de estudiantes de Fridays for Future han promovido una huelga internacional para todos los jóvenes estudiantes que tendrá lugar el 15 de marzo.

El movimiento en España
A España también ha llegado la primera de las manifestaciones por el cambio climático que organiza el movimiento #FridaysforFuture. Barcelona y Madrid han sido las ciudades encargadas de acoger esta movilización.

Durante las manifestaciones no ha habido banderas, los carteles y símbolos que portaban los asistentes únicamente se referían al movimiento ecológico y al cambio climático y la mayoría estaban hechos a mano sobre cartulinas de cartón.

Los asistentes no superaban, en líneas generales, los 20 años y se juntaron allí para poner en primer plano la crisis climática, aunque para la mayoría era la primera vez que acudían a una manifestación de este tipo.

La vida de Greta
Greta Thunberg tiene 16 años, y comenzó a interesarse por el cambio climático con tan solo 10 años cuando, en una clase, le hablaron de ello por primera vez. La joven empezó entonces a informarse sobre la situación y terminó cayendo en depresión. Su familia, para ayudarla, decidió dar un cambio en su vida, que ha terminado convirtiéndose en un movimiento mundial.

“He aprendido que nunca eres tan pequeño como para no hacer la diferencia”, afirma Thunberg.

Thunberg tiene síndrome de asperger o trastorno del espectro autista, una enfermedad que se considera una forma de autismo de alto funcionamiento y que les supone un problema a la hora de entablar relaciones sociales. Además, en algunas ocasiones pueden llegar a entusiasmarse de manera obsesiva por un tema concreto.

Su movilización llegó al ver que había conseguido cambiar los hábitos de su familia, que actualmente son todos veganos y solo viajan en ferrocarril, y un día decidió ir al Parlamento sueco con un cartel en el que decía: “Huelga escolar por el clima”. Y, aunque quisieron frenarla, este se ha convertido en el lugar al que acude cada viernes a manifestarse.