El general Haftar pospone el alto el fuego en Libia

La guerra libia se ha cobrado hasta ahora 1.500 víctimas y hay casi 170.000 desplazados.

El general Jalifa Haftar, jefe del Ejército Nacional Libio al este del país, se resiste al alto el fuego propuesto por Turquía y Rusia. Los líderes libios del este y oeste del país africano se citaron en Moscú para negociar, sin éxito, aunque ha habido «avances», según ha declarado el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov.

El conflicto libio no cesa. Tras casi diez meses de enfrentamientos entre el lado este y oeste del país, el pasado viernes diez de enero la guerra parecía dar un alto el fuego. Los líderes Haftar y Sarraj viajaron a la capital rusa para dialogar y erradicar la guerra civil que atraviesa Libia. Haftar ha mantenido el no al cese de los enfrentamientos que desde el año 2011, con el derrocamiento de Muamar Gadafi, líder del país durante 40 años, han desembocado en protestas antigubernamentales como parte de la llamada primavera árabe y la intervención de la OTAN.

Fayez al Sarraj, líder del GNA (Gobierno de Acuerdo Nacional), firmó el documento para estabilizar la situación en Trípoli. La capital sigue siendo el principal objetivo de Haftar, quien salió de Moscú sin firmar el acuerdo y pidió «más tiempo».  Turquía, principal aliado de la facción oeste liderada por Sarraj, se ha pronunciado a través de su presidente, Recep Tayyip Erdogan, que advirtió «dar una lección merecida a Haftar si no frena las ofensivas hacia la capital libia». Además, Haftar ha exigido a las potencias que apoyan el Gobierno de Trípoli un desarme para frenar la guerra.

El próximo domingo 19 de enero, Alemania, Rusia, Italia, Emiratos Árabes Unidos, EE.UU. y Turquía se citarán en Berlín en nuevo intento de acabar con la crisis libia, que hasta ahora se ha cobrado casi 1.600 víctimas y 170.000 desplazados.