El Gobierno japonés de Shinzo Abe ya prepara la abdicación del emperador Akihito, para principios de 2019. Según una filtración a la prensa local de varias fuentes oficiales, el Ejecutivo creó un grupo de media docena de expertos en septiembre de 2016 que se pronunciaron a favor de la renuncia al trono y presentarán un informe sobre dicha propuesta en las próximas jornadas. La renuncia será la primera que se produzca en los últimos dos siglos.

Akihito había solicitado abdicar en un discurso en el que expresó su preocupación por su edad. 

Akihito había solicitado en agosto ser relevado del trono, en un discurso en el que expresó su preocupación por su edad y la posibilidad de que un súbito empeoramiento de su salud le impidiera cumplir con sus funciones oficiales. El emperador superó un cáncer de próstata hace unos años y tuvo que someterse a una operación para implantarle un bypass en el corazón.

El emperador superó un cáncer de próstata hace unos años y tuvo que someterse al implante de un ‘bypass’ en el corazón.

El emperador Akihito, que no tiene permitido abdicar según la legislación japonesa, volvió a deslizar el deseo de abandonar su puesto con motivo de su 83 cumpleaños, que se celebró el pasado 23 de diciembre. “Agradezco a las personas que han escuchado mis palabras y las están evaluando desde sus respectivos cargos”, comentó el soberano.

El deseo de Akihito concuerda con el de su pueblo. Una encuesta realizada por la Casa Real en noviembre demostró que el 90% de la población apoyaba la determinación del monarca. La problemática que suscita la intención de Akihito es que la actual constitución del país no se lo permite, por ello la abdicación debe ser promovida de forma activa por medio de una ley especial que solo afecte a su caso personal.