Imagen: Wikimedia Commons.

Abu Bakr al-Baghdadi, fugitivo y cabeza del Dáesh, ha reaparecido en un vídeo de propaganda en el que reconoce la derrota de su grupo terrorista en la ciudad siria de Al Baghuz. Esta aparición se produce semanas después de que los seguidores del Dáesh fueran expulsados de su último bastión en el este de Siria.

Al-Furqan, el medio de propaganda de la organización terrorista yihadista Dáesh, ha difundido el mensaje de su líder, que afirma que buscará venganza por el asesinato y el encarcelamiento de sus militantes. Es la primera vez desde julio de 2014 que Al-Baghdadi da la cara, ya que estaba en paradero desconocido e incluso se le daba por muerto. La última vez se le pudo ver en la Gran Mezquita de Mosul, al norte de Irak, pronunciando un sermón.

“La batalla del islam contra la cruz y su gente es una batalla larga”, dice el líder del Dáesh en el vídeo.

El líder del Dáesh aparece en el vídeo sentado con las piernas cruzadas, rodeado por tres personas y con un rifle Kalashnikov a su derecha, similar al que empleaba Osama Bin Laden. Al-Baghdadi habla durante, aproximadamente, 40 segundos y dice que “la batalla del islam contra la cruz y su gente es una batalla larga”. “La batalla de Baghuz ha terminado, pero sí mostró el salvajismo, la brutalidad y las malas intenciones de los cristianos hacia la comunidad musulmana”, enfatiza Al-Baghdadi.

Actualmente, se cree que el terrorista se encuentra en la provincia de Anbar, al oeste de Irak, donde llevaría refugiado desde el pasado septiembre.