Wikipedia y YouTube, contra las noticias falsas

YouTube incluirá enlaces a Wikipedia al lado de la información de los vídeos. Con esta medida, pretenden frenar las mentiras que rondan a la ciencia y las teorías conspiratorias.

La consejera delegada de YouTube, Susan Wojcicki, anunció en la conferencia South by Southwest la iniciativa de la plataforma para acabar con la difusión de noticias falsas. Wojcicki mostró, a través de una maqueta, el funcionamiento de esta, en la que los enlaces a Wikipedia serán incrustados junto a la información del vídeo.

Esta medida empezará aplicándose solo a los vídeos que tengan un alto visionado y que traten las teorías conspiratorias más conocidas. Un ejemplo de estas son las que dudan de la llegada del hombre a la Luna en 1969. Wojcicki aclaró que “la gente seguirá pudiendo ver los vídeos, simplemente tendrá acceso a información adicional; pueden hacer clic e ir y ver esa explicación”.

Esta acción nace a raíz de la petición de los legisladores y los grupos de defensa de los medios de comunicación, que solicitaron ayuda a YouTube para frenar la difusión de noticias falsas. La plataforma ya reaccionó el año pasado, cuando promovió la difusión de lo que designaron como fuentes autorizadas.

El diario británico The Guardian ha explicado que el detonante de esta acción han sido las críticas que recibió YouTube tras la difusión de vídeos que custionaban la veracidad del tiroteo en la escuela estadounidense de Parkland, donde se alegaba que las varias personas implicadas eran actores. Sin embargo, todavía se desconoce de qué manera reaccionará Wikipedia ante las noticias de última hora y de que todo lo vertido en la enciclopedia on line sea veraz.

La enciclopedia cofundada por Jimmy Wales cuenta, actualmente, con casi cinco millones de entradas y cerca de 25 millones de usuarios. Wikipedia permite que cualquier persona pueda editar las publicaciones, aunque los administradores de esta protegen algunas páginas de la edición directa si creen que pueden ser vulnerables a las falsedades. Además, las publicaciones están vigiladas por una comunidad de editores que buscan, de forma voluntaria, mejorar la calidad de las páginas.