Los expertos buscan mejorar la seguridad de los avances tecnológicos

Los coches autónomos son la diana de los ataques informáticos que cuestionan los provechos que suponen estos progresos.

Mantener la seguridad en la Red se ha convertido en la mayor prioridad en todos los sectores. La proliferación de avances tecnológicos ha creado un mayor número de posibilidades de ataques. La situación ha llegado al límite donde el Gobierno de Japón, a través del Instituto Nacional de Tecnología de la Información y la Comunicación, tiene previsto este mes hackear 200 millones de dispositivos a causa de la seguridad para los próximos Juegos Olímpicos en 2020.

La sociedad busca en los avances una serie de beneficios, pero muchas veces lo que se entiende como beneficio, en verdad, es un obstáculo. En 2017, se presentó el Informe sobre los Riesgos Mundiales en el Foro Económico Mundial celebrado en Davos (Suiza), donde se destacan doce áreas clave de innovación y sus riesgos. Las conclusiones básicas a las que se llegaron estuvieron basadas en opiniones de expertos de diversos sectores, tanto líderes empresariales, gubernamentales, académicos y ONG.

Los coches autónomos 

Las dianas que más preocupan son los vehículos conectados, las ciudades inteligentes, los sistemas de vuelo y las nuevas formas de movilidad compartida. En cuanto a los vehículos autónomos, el experto Andreas Herzig, director de Investigación del CNRS (Centro Nacional para la Investigación Científica) señala varias formas de ataque: espionaje, robo de datos, spam, manipulación involuntaria del vehículo e interrupción de servicios.

En Davos, reflexionaron sobre cómo la conducción de forma autónoma podría reducir el 90% de los aproximadamente 1,3 millones de muertes. «Si un automóvil tiene la opción de estrellarse contra una persona que está cruzando la calle o chocar contra una pared dañando, o posiblemente matando, a sus pasajeros, ¿cómo puede tomar esa decisión en una fracción de segundo, que incluso los humanos cuestionarían?», se preguntaron los expertos.