Las nuevas tecnologías entran en los hogares

Numerosas inmobiliarias apuestan por las casas 'inteligentes' y se adaptan a las nuevas tecnologías para ofrecer más control y comodidad a los inquilinos.

Las nuevas tecnologías han revolucionado el mundo inmobiliario. Se ha desarrollado un modelo de hogar conocido como casa inteligente que es capaz de recibir información e interactuar con las personas para ofrecer confort de manera eficiente, según cada individuo.

El objetivo de estas nuevas casas es garantizar la comodidad del usuario, que puede manejar la vivienda cualquier dispositivo electrónico, ya sea un móvil o una tableta. De esta manera, las instalaciones eléctricas, de gas o de agua están monitorizadas.

Además, aportan mayor seguridad, ya que pueden avisar de alguna fuga de agua o incluso detectar el humo antes de que se propague un incendio. En cuanto a la comodidad, gracias a la domótica es posible seleccionar desde fuera de casa la temperatura del salón o apagar las luces. Garantiza también un ahorro energético mediante equipos eficientes que gestionan.

Ya hay empresas como Pryconsa que llevan construyendo viviendas inteligentes desde 2015, pero a partir de 2019 serán smart home, también llamadas casas domóticas con mayordomo. Llaman mayordomo a los sistemas de voz como Google Home, Amazon Alexa y Siri de Apple. Las viviendas pueden estar controladas por el propietario, a través de pantallas y pulsadores táctiles programables situados en el interior o desde cualquier dispositivo conectado a Internet y que tenga acceso a los sistemas.

“Para nosotros, una casa inteligente es la que dispone de dispositivos automáticos que regulan distintos elementos de la vivienda (…) y que estos dispositivos pueden ser accionados por unos centros de mando que detectan o aprenden por inteligencia artificial los usos y costumbres de sus habitantes”, señaló el director de Marketing y Desarrollo Digital de Pryconsa, Juan Trevijano.

“La revolución digital en la que estamos inmersos está transformando nuestros modos de vida (…) No podíamos negar la evidencia y teníamos que reaccionar adaptando nuestro producto a la realidad que nos rodea”, comentó Trevijano.