El bitcoin esconde riesgos

La primera venta en España de un piso en bitcoins fue el viernes 12 en Tarragona, mientras que el lunes 15 tuvo lugar el primer escándalo judicial con la criptomoneda.

Si la evolución tuviera un precio, se pagaría en bitcoins. La moneda electrónica, nacida en 2009, lleva años en la Red. Aunque no fue hasta 2011 cuando apareció por primera vez en los medios, gracias a la solicitud de donaciones por este método de pago que lanzó la organización WikiLeaks ese año. Para algunos expertos, esta criptomoneda es el futuro, pero para muchos otros no es más que un engaño.

Una inmobiliaria tarraconense ha sido la primera en vender un piso con bitcoins en España. La empresa, con sucursal en Tarragona y sede en Barcelona, decidió apostar por la divisa digital y el pasado viernes 12 de enero logró vender un ático por 40 de estas monedas virtuales, que equivaldrían a 550.000 euros.

Víctor Monreal, director ejecutivo de Mister Piso, la entidad vendedora, ha asegurado que “el interés es creciente”, por ello continuarán con la iniciativa. Por ahora, ya han puesto otro piso a la venta, una vivienda familiar valorada en 450.000 euros, o su equivalente en bitcoins.

Primer escándalo con bitcoins en España
Casi al mismo tiempo que la noticia de la primera venta inmobiliaria con la criptomoneda en España, llegaba este lunes el primer escándalo judicial relacionado con el bitcoin. Miguel Juan Pavón Besalú, único administrador del fondo de inversiones Bitcoin Investors Trust, ha sido acusado de estafar presuntamente 4,6 millones de euros a sus inversores. Hay más de una decena de afectados, que denuncian no poder recuperar lo invertido y llevar un tiempo sin recibir los beneficios firmados.

Invertir en bitcoins
Una de las razones de que la divisa digital tenga casi el mismo número de partidarios que de detractores es el riesgo de su inversión. Según el licenciado en Ingeniería Informática y arquitecto de Microsoft, Juan Carlos Ródriguez, el principal sería su volatilidad, “puede subir y bajar grandes porcentajes en muy poco tiempo, el riesgo conlleva la posibilidad de grandes ganancias, pero también de pérdidas similares”.

Otro factor a tener en cuenta a la hora de invertir o pagar en monedas virtuales es que realmente no hay nada que respalde la inversión, no existe un soporte de valor que la respalde, ni tampoco un agente que establezca unas políticas o acciones de inversión. El riesgo es mayor cuando se vende que cuando se paga, puesto que el primero depende de una criptomoneda de valor variable, se somete a los mismos riesgos que el inversor.

Las ventajas del pago en bitcoins y la razón por la que se crearon, en palabras de Juan Carlos Rodríguez, son dos: las transacciones directas, sin agentes de por medio, y el anonimato de los interesados. “Esta última ventaja es la que más problemas ha dado, porque se presta para el intercambio de dinero en operaciones fraudulentas e incluso abiertamente delictivas, así como el lavado de dinero”, argumenta el experto.

La verdadera potencia del bitcoin es el blockchain, un libro de contabilidad virtual que registra las transacciones realizadas con la moneda digital, es inalterable y ofrece garantías de no repudio, es decir, una vez validada la transacción, los participantes no pueden negar haberla realizado. El blockchain es inmutable, eso hace que se hable de este mecanismo como la clave del futuro, garantiza la sostenibilidad del bitcoin y del éxito de este tipo de transacciones virtuales.