Crece la concienciación sobre el uso de datos personales en Internet

El uso de los datos de los usuarios de redes sociales con fines comerciales es una práctica habitual. Existen aplicaciones que protegen la información e impiden que pueda ser vendida.

Imagen: Pixabay

El uso constante de Internet, dispositivos electrónicos y aplicaciones genera infinidad de información y datos que el usuario no es consciente de que está entregando de sí mismo. Las grandes compañías de redes sociales y buscadores usan esa información para conocer mejor a sus consumidores y poder ofrecer servicios más personalizados.

La comercialización de esos datos ha generado polémica, y ha llevado a que algunos consumidores de Internet y redes busquen la forma de protegerse y salvaguardar su intimidad. Existen aplicaciones y sistemas operativos que permiten hacerlo.

Algunas alternativas
Con Facebook, se destapó la comercialización de los datos cuando se supo que Cambridge Analityca había recopilado la información personal de millones de usuarios sin su consentimiento. Una alternativa a esta red social es Diáspora, una plataforma parecida a la de Zuckerberg cuyo lema es “Una red social en la que tú estas al mando” y que se sostiene en tres pilares: descentralización, libertad y privacidad.

Otra red social de uso masivo y en la que se comparte información personal es Twitter, un servicio de microblogging con 336 millones de usuarios activos al mes. Una alternativa en la que los datos del usuario están protegidos es Mastodon, aplicación lanzada en octubre de 2016, cuya filosofía es “las redes sociales, nuevamente en tu poder”.

Una de las aplicaciones más comunes en el día a día, en la actualidad, es WhatsApp. El software de mensajería instantánea que permite estar conectado en todo momento. Pero esta aplicación almacena y guarda todas las conversaciones de sus usuarios, aunque estén encriptadas. Una alternativa segura a este servicio es e-chat, basado en la tecnología de blockchain que le da seguridad y privacidad.

El primer motor de búsqueda a nivel mundial, Google, almacena la información y las búsquedas de los usuarios, con el objetivo de proveerles un servicio personalizado. Pero si no interesa que se almacenen las búsquedas y el historial de Internet, buscadores como DuckDuckGo, “el buscador que no te rastrea”, y Ecosia, buscador socialmente responsable, que con las búsquedas planta árboles; aseguran que las búsquedas de los usuarios son anónimas y no se vende la información a terceros.

Todo depende del uso que se le de a Internet y a las nuevas tecnologías, pero estas alternativas seguras pueden impedir que se comercie con la información, con las búsquedas de internet o con el uso de redes.