China desembarca en el sector del automóvil eléctrico occidental

Kaiyun Motors apunta por primera vez al sector automovilístico de Europa y Estados Unidos y apuesta por su modelo Pickman, una furgoneta eléctrica de 5.000 euros.

Tres automóviles eléctricos recargan la batería en Ontario, Canadá. Fuente: Plug'n Drive.

China se encuentra entre los países caracterizados por poseer industria automovilística que atrae la atención de grandes fabricantes a nivel mundial. El pasado año 2018, Geely, una de las empresas chinas punteras en este sector, se coronó como primer accionista de Daimler, la casa matriz de Mercedes-Benz. Fue entonces cuando este país tornó oficialmente su mirada al mercado europeo y, aunque con más obstáculos, al estadounidense.

Ahora, en 2019, Kaiyun Motors prepara su entrada definitiva en el sector occidental con el lanzamiento de su pequeña furgoneta eléctrica, el modelo Pickman. Se trata de una pequeña pick up eléctrica, con una velocidad máxima de 45 km/h y un precio de 5.000 euros.

En un principio, la firma, cuya sede se encuentra en Berlín, tiene la intención de exportar alrededor de 10.000 unidades a Estados Unidos. El fundador de la compañía, Wang Chao, ha afirmado que comenzar por este país supone un gran reto, por ser este “un mercado que aún no han conseguido dominar los fabricantes chinos”. Es precisamente por esto por lo que Kaiyun ha decidido centrarse en perfiles muy concretos que Pickman pueda satisfacer, como el de propietarios de granjas o compañías que transporten pasajeros en cortas distancias, como los interiores de un aeropuerto. Wang Chao destaca la importancia que este movimiento supone para la marca: “2019 será el primer año para Kaiyun en el que nos enfrentaremos a los mercados extranjeros, incluido Estados Unidos”.

El precio de la nueva furgoneta eléctrica en Europa y Norteamérica será de 5.000 euros y 5.000 dólares, respectivamente, mientras que en China su precio oscila en torno a los 16.800 yuanes (2.200 euros). Esta diferencia de precio, según el equipo de ventas de Kaiyun Motors, será menor, gracias a los incentivos que los gobiernos ofrecen a sus ciudadanos por la compra de un vehículo eléctrico.

La marca de automóviles ha afirmado que, si esta iniciativa resulta exitosa, no dudará en preparar una incursión en el mercado de América del Sur, en el que dicen estar interesados por su incipiente automoción.