Amazon y el Internet de las cosas protagonizan el CES 2017

La Community Exchange System muestra las apuestas tecnológicas que seguirán las compañías en 2017.

Lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas, menos cuando se habla del CES (Community Exchange System), que repercute en la apuesta tecnológica del año. En esta nueva edición, el asistente virtual de Amazon, Alexa, ha sido el protagonista de los dispositivos domóticos y destinados al hogar. Tanto Samsung como LG y Whirlpool, por ejemplo, han adaptado el programa a sus productos (robot aspiradora, refrigerador y lavaplatos, de manera respectiva).

Junto con este, las firmas han presentado grandes y ultrafinas televisores, nuevos avances en coches autónomos y varios dispositivos interconectados. Todo bajo un mismo objetivo: avanzar hacia el llamado Internet de las cosas, una tecnología que no estará instaurada hasta 2020. Con esta apuesta, las grandes marcas prevén fabricar dispositivos que se comuniquen entre sí para facilitar información y realizar acciones. En cierto modo, el smartphone se convertirá en un mando universal.

No obstante, donde sí va a influir a corto plazo el CES va a ser en el MWC (Mobile World Congress), que tendrá lugar en febrero. Bajo este prisma, Samsung se ha adelantado al evento y ha presentado su nueva familia A, una gama media premium con la que suplir la aparente ausencia -todavía la compañía surcoreana no ha aclarado si presentará el móvil en fecha o no- de su buque insignia, el Galaxy S8, en la feria de Barcelona.

De hecho, de este terminal no se sabe mucho, más de cómo será estéticamente su frontal. Tras el fiasco del Note 7, la compañía surcoreana ha puesto toda la carne en el asador para presentar un S8 sin botón físico home, que podría, incluso, incorporar un puntero táctil. Esta característica era propia de los Note, pero tras el fracaso de septiembre, podría tratarse del fin -o la reinvención- de este modelo. Asimismo, Samsung podría retrasar el lanzamiento de este dispositivo a abril, en Nueva York.

Nokia regresa al mercado
Por su parte, el CES ha acogido, además, el lanzamiento del Nokia 6, el primer smartphone de la compañía que incorpora el sistema operativo Android (la versión 7.0 Nougat). Con este dispositivo, la empresa vuelve al mercado con un gama media de 5,4 pulgadas con resolución Full HD, un procesador Qualcomm Snapdragon 430 de ocho núcleos, 4 Gb de RAM y 64 de ROM.

En cuanto a la cámara, tiene una principal de 16 megapíxeles, con autoenfoque por detección de fase y flash led, y una frontal de ocho. Ambas con una apertura f/2.0 y un launcher propio. Este dispositivo, sin embargo, solo se distribuirá en China a un precio de 230 euros. Es decir, no habrá soporte en España, aunque se compre por Internet.