“Soy familia de Miguel Hernández, han hecho con él una barbaridad”

El homenaje al autor de 'Las nanas de la cebolla' tomó la Plaza de la Estación de Orihuela, donde, junto a la figura del poeta, sus amigos recordaron cada uno de sus versos.

Una mujer lee un poema a Miguel Hernández en la Plaza de la Estación de Orihuela. Marta Sánchez

 

Miguel Hernández fue un poeta nacido en Orihuela (Alicante) el 30 de octubre de 1910. Famoso por su obra El rayo que no cesa o Cancionero y romancero de ausencias. El escritor se posicionó del lado republicano durante la Guerra Civil española. Años más tarde, murió de tuberculosis en la cárcel de Alicante.

El recuerdo de Miguel Hernández volvió a su pueblo, Orihuela (Alicante), el pasado 28 de octubre, esta vez, en vísperas del día de su nacimiento: el 30 de octubre de 1910. Decenas de personas arroparon a Miguel entre discursos, manifiestos y poesía.

El acto comenzó a las 12:00 con un “buenos días a todos y todas”. Fue un homenaje organizado por el Ateneo Socio-Cultural y en el que participaron otras agrupaciones como la Fundación Obrera de Investigación y Cultura, la Asociación Víctimas del Franquismo, el Partido Comunista de los Pueblos de España o Cambiemos.

El acto empezó con la lectura de manifiestos por parte de los partidos políticos que allí se encontraban, que, proyectando la voz a toda la plaza a través de un megáfono. Centraron su discurso en el recuerdo del “poeta de todos y todas”, y lanzaron como mensaje que “la España del ‘a por ellos’ nunca es ni será la de Miguel Hernández”.

“La españa del ‘a por ellos’ nunca es ni será la de Miguel Hernández”.

El homenaje emocionó a los allí presentes cuando una anciana tomó el megáfono y habló de su relación con el poeta. La mujer, entre lágrimas, se refirió a las visitas a la cárcel que hacía para ver a Miguel o de la tristeza que le producía recordarlo. “Soy familia de Miguel Hernández, han hecho con él una barbaridad”.  “Por mucho dinero que me den no se lo vendo a nadie, lo regalo”, hablaba así del legado que ella posee en sus manos.

El portavoz del Partido Comunista de los Pueblos de España, Manuel Gallud, centró su discurso en “denunciar la mercantilización por puros intereses económicos y turísticos” de figuras revolucionarias como la de Miguel Hernández o el Che Guevara.

El acto cerró aquí la ideología y la voz la tuvieron entonces las personas que se acercaron para dedicarle unas palabras al escritor. Canciones, poemas de Miguel y de otros, todo cabía en el acto. El homenaje contó aproximadamente con 30 personas de todas las edades, que consiguieron revivir al poeta.