Las masivas cantidades de dinero son la fuente de vida de los ‘e-sports’

El año pasado, los equipos de la liga europea perdían hasta dos millones de euros en el balance final.

Desde el reciente acuerdo entre Team Heretics y San Miguel, hasta la ciudad deportiva gigante que se acaba de construir por 280 millones de dólares en China. Los e-sports están hechos de dinero y de influencers.

Las ligas se crean y se modifican por dinero y los equipos se miden por el capital que tienen, en lugar de por los resultados. Hace menos de una semana, Riot Games, empresa responsable del League of Legends, anunció la creación de la LEC, es decir, la League of Legends European Championship. Este modelo de liga es cerrado, sin ascensos ni descensos, con el fin de que los anunciantes puedan confiar en los equipos y colocar sus marcas en la competición.

Eso sí, las marcas están totalmente prohibidas en los nombres de los equipos. Esta puede ser una de las razones por las que Movistar Riders, el proyecto más potente de Europa y cuya sede se ubica en Madrid, no se haya visto elegido y su candidatura haya sido descartada, en favor de otros equipos con menos proyección y menos dinero, pero con una mayor seguridad financiera.

“Seguridad financiera” son las dos palabras que resumen la política de Riot Games. Según Jesús Fernández, economista y CEO de Kawaii Kiwis, un club español de e-sports: “Probablemente, Riot ve que si las marcas entran, con ellas entrará dinero. Sin embargo, las marcas no generan dinero, simplemente lo traen de antemano. Esto puede provocar una burbuja en la que Riot no quiere entrar, porque supondría acabar dependiendo de las marcas para sobrevivir como empresa”.

Además, desde Marca consiguieron unas declaraciones exclusivas de David Klingenberg, director de Producción de Riot, quien afirmaba: “Este proceso es muy importante y es un proceso cerrado, lamentablemente. No podemos hablar ni del proceso como tal ni de ninguno de los solicitantes, de por qué sí han sido incluidos o de por qué no han sido incluidos”.

Por ello, nunca se conocerán los motivos por los que empresas grandes españolas como Movistar Riders, MAD Lions o Giants Gaming se quedaron fuera del proyecto, mientras que equipos más pequeños como exceL eSports o Splyce continuarán en la liga europea de League of Legends.