Suecia deja a Italia sin Mundial

La selección no se perdía una cita mundialista desde hace 60 años.

Giorgio Chiellini

La selección cuatro veces campeona del mundo se quedará sin disputar la competición mundialista tras caer eliminada ante Suecia en el partido del pasado 13 de noviembre.

Este partido supone para Italia mucho más que la mera eliminación de la competición, pues queda en evidencia el fin de ciclo por el que está pasando la Azzurra. Dicho fin de ciclo lo reafirma la más que inmediata retirada del guardameta italiano Gianluigi Buffon, al que seguirán Bonucci, Barzagli y Chiellini. Así pues, el rejuvenecimiento del equipo italiano se presenta como la única alternativa si se quiere recuperar el nivel, y de paso hacerle justicia al mostrado por la Serie A.

Después de perder 1-0 en la ida, el partido de vuelta estuvo marcado por la polémica, y uno de los protagonistas fue el colegiado español Mateu Lahoz. En primer lugar, Italia reclamó un penalti por una falta cometida por Agustinsson, mientras que Suecia pidió otros dos debido a manos no señaladas de Darmian y Barzagli.  Además, el árbitro terminó la primera parte habiendo enseñado cuatro tarjetas amarillas, dos para cada equipo.

En cuanto al planteamiento táctico en sí, el seleccionador italiano, Gian Piero Ventura, sorprendió al dejar en el banquillo por segunda vez a dos de los jugadores clave que tiene el equipo: Insigne y El Shaarawy. Además, apostó por un 3-5-2 que, como refleja el resultado, no funcionó. El equipo se mostró muy cerrado, y sin apenas alternativas, frente a una Suecia que basó su juego en la defensa del resultado, en este caso el 0-0.

La mejoría de Italia fue algo tardía, y recayó el peso del equipo sobre los hombros de Jorginho, pues fue el mediocampista del Napolés el mejor del equipo italiano. Suecia sufrió durante prácticamente toda la segunda mitad, que (una vez más) estuvo marcada por polémica inicial, pues Lahoz no concedió un penalti de Lustig sobre Darmian. El asalto de la selección italiana era constante, sin embargo, Suecia mantuvo sus línea cerradas con suma facilidad, y consiguió aguantar el 0-0.

Muy criticada fue la decisión de Ventura de no sacar a Insigne en la segunda mitad, que puso en su lugar a un mediocentro defensivo cuando el equipo necesitaba urgentemente el gol. Su planteamiento fue criticado por un propio jugador de su equipo: De Rossi.

Así pues, el partido terminó 0-0. En el caso de los suecos, regresan a un mundial después de ocho años, mientras que los italianos no podrán asistir a la cita mundialista por primera vez en 60.