El rugby se acerca en popularidad al fútbol americano

La última Copa Mundial fue el tercer evento más visto en el planeta.

En España, el rugby está teniendo cada vez una mayor importancia. Autor: Filipo Venturi.

El rugby y el fútbol americano son disciplinas parecidas, pero a la vez muy distintas. Dos deportes de contacto, cuyo objetivo principal es conducir un balón ovalado hasta los límites del campo rival o patearlo entre los palos contrarios. No obstante, eso es lo único que tienen de parecido, el reglamento de uno y de otro es totalmente diferente y el modo de jugar lo es en una medida mayor.

El rugby nació en Inglaterra en 1823 como una reestructura de las normas del fútbol. Su reglamento se sostiene sobre las bases del respeto al árbitro, a los entrenadores y, en especial, al rival. El fútbol americano surgió como una vertiente del rugby inglés y fue llevado al otro lado del charco, donde ahora es deporte nacional.

En cuanto a las normas principales, son la prohibición de realizar un pase hacia delante, únicamente se podría realizar si es con el pie y el jugador que intercepta el balón se encuentra en el momento del pase por detrás del jugador que lo efectúa. Diferencia notable con el fútbol americano, en el cual los pases son hacia delante y está prohibido el pateo del ovalo, salvo casos excepcionales. El sistema de puntuación también es una diferencia a destacar, mientras que en fútbol americano entrar en la zona de ensayo rival con el balón supone seis puntos para el equipo, en el rugby se debe posar el esférico sin tirarlo, además de valer cinco puntos. Una vez obtenidos esos puntos, el equipo tiene la opción de patear entre los palos, y obtener en las dos disciplinas dos puntos más.

El fútbol americano es el deporte número uno en Norteamérica. Autor: TeleDigital.

Dentro del equipo también hay unas diferencias notables. Empezando por el equipamiento, los jugadores de fútbol americano llevan elementos duros, un casco que cubre la cabeza y la cara, hombreras grandes y firmes y rellenos en las rodilleras; en el rugby están prohibidos los elementos duros y únicamente se puede contar con un casco acolchado para proteger las orejas. Un equipo de rugby está formado por 15 jugadores (a no ser que sea rugby 7) en el terreno de juego y siete en el banquillo. En fútbol americano cuentan con 11 en el partido y hasta 40 en la banca. Esto es debido a que los cambios en la modalidad estadounidense son ilimitados, mientras que en la inglesa disponen de un número limitado de sustituciones.

Existen muchas diferencias más, pero en lo que más coinciden los dos deportes es que se juegan con el corazón y el respeto por delante. “El fútbol es un juego de caballeros jugado por villanos y el rugby es un juego de villanos jugado por caballeros”, cita un antiguo dicho británico.

El rugby en España

 A nivel nacional, esta disciplina atraviesa su momento de máximo esplendor en los últimos años. En ciudades como Valladolid se ha afianzado como el deporte rey y cada vez son más los padres que apuntan a sus hijos a esta práctica, lo cual hace unos años era impensable.

Sin embargo aún le queda mucho a este país para darse a conocer. Actualmente, España se encuentra en el puesto 23 de la clasificación mundial de rugby, y no llega a la fase final de un mundial desde 1999. Aún así, la apuesta deportiva nacional y el mensaje de respeto y equipo que transmite esta disciplina está llamando la atención de las personas y se están alejando los viejos mitos de que el rugby es un deporte de bárbaros y bestias.