El Inter Movistar aumenta su hegemonía europea

El equipo madrileño golea en la final al Sporting de Portugal y consigue su quinta copa continental de fútbol sala.

El Inter Movistar hace historia en el fútbol sala europeo. Foto: Raúl Arroyo Viejo

El Inter Movistar ganó su quinta Copa de Europa de fútbol sala gracias a la victoria conseguida en la final por un contundente final, por 2-5, frente al Sporting de Portugal. El club madrileño revalida el título logrado la temporada pasada.

Son dos veces seguidas las que el equipo que dirige Jesús Velasco consigue este título. Sin embargo, en esta ocasión, el luminoso no fue tan claro como en la final del curso pasado, cuando ganaron 7-0, pero el conjunto azulón volvió a dar un golpe de autoridad gracias al sacrificio y a la calidad que posee su plantilla, sin olvidar a la fortaleza de su defensa.

El conjunto de Torrejón de Ardoz empezó con mucha intensidad y poniendo dificultades al rival. Un hecho que dio sus frutos con el gol de Gadeia en el minuto 3. La ventaja pudo ampliarse en la jugada siguiente, pero el larguero frenó el disparo del portugués Ricardinho.

El buen juego del conjunto español hacía que su presión fuera contundente y acorralara a su rival en su propio campo. Parecía que estaba más cerca el segundo tanto, no obstante, el equipo que lleva Nuno Días puso las tablas en el luminoso en el minuto 7, gracias al gol de Cavinato, quien únicamente tuvo que empujar el balón que le venía desde la banda izquierda.

Minutos más tarde, después de un libre directo sobre Solano, y tras un disparo al larguero del goleador del equipo español, apareció cómo no, el mejor jugador del mundo, Ricardinho, para poner por delante otra vez al Inter Movistar gracias con un trallazo de lejana distancia.

De nuevo, se puso por delante. No obstante, los portugueses tuvieron buenas ocasionar para igualar la contienda, primero de la mano de Dieguinho, y más tarde Ricardinho salvó bajo palos un disparo de Pany Varela.

Sin duda, era el peor momento del Inter Movistar en los primeros 20 minutos. Sin embargo, el equipo español se levantó del golpe y la respuesta no tardó tanto, pues minutos siguientes, pues el pivote Elisandro aprovechó su corpulencia y envió un fuerte disparo a las redes.

Justo cuando iba a acabar la primera parte, Rafael amplió la ventaja y casi cerraba ya la contienda, aunque la garra del equipo lisboeta siguió intacta en el partido y nunca tiró la toalla.

El conjunto español tenía todo bajo control. Sin embargo, no pararon de aproximarse a la portería rival. El equipo portugués maquilló el resultado gracias al tanto de Diogo en el minuto 36.

En los últimos minutos, el campeón de Europa aguantó bien resultado, y, en inferioridad, Pola marcó el último gol, a falta de tres segundos para el final.

Un mago llamado Ricardinho
En una final, es donde los mejores jugadores del mundo tienen que destacar y asumir toda la responsabilidad de su equipo para conseguir la gloria. Ricardinho sabía perfectamente que sus compañeros le necesitan, y este no defraudó. El jugador número 10 del Inter Movistar fue elegido como MVP de la final, gracias a un gol, dos asistencias y cúmulo de regates y detalles técnicos que solo él puede hacer. El portugués lleva 12 meses ganándolo todo a nivel internacional: dos UEFA Cup con el Movistar y la Eurocopa con su selección.