athletic-atleti-1913-644x362La Asamblea de Compromisarios del Athletic Club vivió este lunes uno de los episodios más surrealistas en los casi 120 años de historia de la entidad bilbaína. El órgano encargado de representar a los socios se reunió, como suele ser habitual, para auditar las cuentas de la entidad y analizar la labor de la Junta Directiva. Lo que no se esperaba escuchar, en el Palacio Euskalduna de Bilbao, era a uno de los socios compromisarios acusar al Atlético de Madrid de “usurpar los colores, el nombre y el escudo” del club.

El encuentro de compromisarios del Athletic estaba teniendo la normalidad que acostumbra hasta que Javier Aldazabal, secretario de la directiva presidida por Josu Urrutia, tomó la palabra y desató la polémica. La sorprendente intervención llegó tras las palabras de un socio blanquirrojo que instó al club a defender ante los medios la utilización del término “atlético” únicamente para referirse a la entidad vizcaína.

“La verdad es que aprovechando el comentario de Txente (en referencia al compromisario que realizó la propuesta) tiene razón, el Athletic es una marca. Hoy en día sería impensable que viniera alguien y pusiera Coca Cola de Bizkaia, que alguien usurpara el nombre de un tercero. Y además usurparon los colores, el nombre, el escudo. Hace poco vi el escudo, no el actual, el de 1910, y era igual que el nuestro de entonces. Hoy en día sería impensable porque está protegido lo que es la marca y el nombre comercial. Se han apropiado de ello y después de 100 años de uso pacífico, consentido, ahora es complicado”, explicó Aldazabal para sorpresa de los allí presentes.

“Hoy en día sería impensable que viniera alguien y pusiera Coca Cola de Biskaia, que alguien usurpara el nombre de un tercero”, comentó Aldazabal.

Sin embargo, la historia es clara y difiere mucho de lo defendido por Aldazabal. El Club Atlético de Madrid fue fundado en 1903 como una sucursal del Athletic de Bilbao por unos estudiantes vascos que residían en la capital de España. No fue hasta el año 1921 cuando ambas entidades se desvincularon por completo. El nombre, el escudo y los colores no son por tanto un plagio perpetrado por un tercero, sino que es fruto de la unión existente en los orígenes de ambas entidades. El Inter de Milán, es otro ejemplo de mitosis futbolística. El club italiano fue fundado por 45 disidentes del AC Milan contrarios a la no admisión de jugadores extranjeros.

Las intervenciones un tanto heterodoxas de Aldazabal ya no resultan extrañas para los leones. En la asamblea de compromisarios de octubre de 2013, al ser cuestionado por el hecho de que la Real Sociedad llevase la ikurriña en su camiseta y el Athletic no, el secretario respondió con un: “si me permitís una maldad, ya que nos han comparado con otros clubes, aunque no sé a quién te refieres, y que están a cien kilómetros; nosotros no necesitamos llevar la ikurriña como otros porque todos somos euskaldunes. Igual tienen que llevarla porque como tienen un argentino…”.