Bruno Hortelano regresa, a lo grande, a una pista de atletismo

El atleta español vuelve a competir después del fatídico accidente en el que sufrió graves daños en su mano derecha.

Bruno Hortelano (d) y Marc Márquez, en una campaña publicitaria. Foto: Box Repsol

Bruno Hortelano ganó la prueba del Mitin de Santa Cruz de Tenerife y fue inmediatamente a saludar a todos los participantes de la carrera. Después, fue a la línea de meta, se tumbó y la besó.  Fue algo muy bonito que indica la vuelta de un campeón. El español que conquistó a toda España con el título europeo en 2016 vuelve para estar en lo más alto. “He vuelto, y estoy para quedarme”, dijo tras su primera competición desde agosto de 2016.

Después de un largo periodo de reposo y recuperación, el atleta regresó con marca personal en el 400. El marcador proyectaba que había corrido en  45,96 segundos, un tiempo poco habitual en la época actual, pero que le viene muy bien para ir cogiendo forma para las próximas  grandes citas, ya que el deportista ha puesto sus objetivos en mente: primero el Campeonato de Europa de Berlín “este verano” y más adelante los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Una vez terminada la carrera, Hortelano se sorprendió al saber el récord que había hecho, ya que no se lo esperaba. Además, esta marca registrada es mucho mejor que la que alcanzó en noviembre del 2015, cuando consiguió 46,22. Este tiempo es el cuarto mejor en la clasificación europea de 2018 y el noveno en el ranking español de todos los tiempos.

Esta carrera no es que sea una de las mejores en nuestro país, también todos los participantes eran muy jóvenes y que no bajaban de los 50 segundos. Muy pronto se puso en cabeza de la carrera, sin embargo el objetivo de esta carrera en Tenerife era coger buenas sensaciones, competir y avanzar después  de muchos meses de entrenamientos en Sant Cugat y en Estados Unidos, en los que había mejorado sus marcas.

La próxima competición confirmada por Hortelano es la del próximo sábado en Oordegem (Bélgica), también en un 400. El 3 de junio, participa en Hengelo (Países Bajos), donde se medirá en su primer 200 a Churandy Martina, el atleta cuya descalificación le dio el título europeo en Ámsterdam 2016.

El español no competía profesionalmente desde los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, donde batió el récord de España de 200 metros, con 20,12 en las series. En las semifinales fue cuarto y no se metió en la final que ganó Usain Bolt. Ese año fue uno de los mejores, cuando se dio a conocer en el mundo del atletismo, gracias al citado oro europeo y al récord de España de los 100 metros, con 10,06. Sin embargo, el 5 de septiembre sufrió un grave accidente de tráfico que le dañó de gravedad la mano derecha, la misma que ahora se cubre con un guante. Los médicos consiguieron salvar y reconstruir la mano, pero a partir de entonces comenzó un lento proceso de recuperación que le ha tenido apartado de la competición hasta hoy.

La marca conseguida por Bruno Hortelano en Tenerife tiene gran valor, ya que ha estado casi dos años sin competir y ha mejorado su PB (mejor marca personal de un atleta) con 45.96 en 400 m. “Bruno is back”, tuiteó justo después de su victoria Raúl Chapado, presidente de la Real Federación España de Atletismo.