Cultura crea un nuevo teatro nacional de danza en Madrid

El INAEM firma un proyecto con el Ayuntamiento y ADIF, que incluye las sedes de la Compañía Nacional de Danza y del Ballet Nacional de España.

Se ha iniciado la creación de un nuevo teatro de danza en el que tendrán su sede el Ballet Nacional de España (BNE) y la Compañía Nacional de Danza (CND), según los acuerdos entre el Ministerio de Cultura y Deporte, el Ayuntamiento de Madrid y ADIF. El objetivo es crear un nuevo espacio educativo y cultural, y ofrecer a diferentes compañías públicas y privadas, nacionales e internacionales, la posibilidad de mostrar sus espectáculos.

“Se trata de un proyecto muy ambicioso, y hemos localizado un espacio espléndido”, defendió Amaya de Miguel, directora general del INAEM.

El acuerdo tuvo lugar a principios de mes entre el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, José Manuel Calvo; la presidenta de ADIF, Isabel Pardo de Vera; y Amaya de Miguel, quien dijo: “se trata de un proyecto muy ambicioso, y hemos localizado un espacio espléndido. La danza necesita un lugar de referencia en España”, pero a día de hoy no hay ni presupuestos ni fechas. El acuerdo cuenta tambien con la aprobación de Antonio Najarro y José Carlos Martínez (directores, respectivamente, del Ballet Nacional de España y de la Compañía Nacional de Danza).

“Quiero dejar claro el compromiso del Ayuntamiento de Madrid para que este plan no sea uno de tantos y quede en un cajón” señaló José Manuel Calvo en el acto de firma del proyecto.

Ubicación histórica
El proyecto dará vida a un espacio de 72.706 metros cuadrados de ADIF, de los que 57.000 están actualmente abandonados, próximo a una zona verde y a viviendas en Arganzuela, donde conviven chabolas y habitan 80 personas, de nacionalidad rumana y etnia gitana mayoritariamente. Los firmantes creen que es una oportunidad para mejorar la ciudad y su patrimonio.

Se cumplen los 40 años de vida de la danza y el ballet nacional, que han pasado en estas décadas por distintas sedes o teatros “prestados”, desde el actual Museo Reina Sofía o el Teatro Real hasta las naves que ocupan junto al Matadero.