Tres días de diálogo entre ciencias, filosofía y teología

El objetivo del congreso ha sido unificar las diversas ciencias y dar respuesta a los acontecimientos de la actualidad como la inteligencia artificial o las heridas afectivas.

Inauguración del Congreso Razón Abierta. Fotografía: Comunicación UFV.

La Universidad Francisco de Vitoria (UFV), junto con la Fundación Ratzinger-Benedicto XVI, ha clausurado la tercera edición del Congreso Razón Abierta con más de 400 investigadores y profesores universitarios de 56 centros de todo el mundo. Todos ellos, siguiendo el diálogo entre las ciencias y la filosofía y la teología, han participado en diversas mesas redondas que han tratado la ciencia y las humanidades en varios campos de estudio. 

También, los ganadores del concurso han participado con ponencias sobre los trabajos ganadores. Además, el segundo día de la jornada, el arzobispo de Madrid, Monseñor Carlos Osoro, presidió la entrega de premios en el Aula Magna de la universidad. 

Durante estos días, la universidad ha recogido toda la información sobre las mesas redondas, conferencias y exposiciones que se han desarrollado en un depósito digital. De este modo, los participantes e interesados en el congreso podrán acceder a los documentos.

Ciencia y filosofía unidas 
El mundo de los videojuegos está cambiando la forma del aprendizaje, centrado en la persona. Por eso, según los presentes en el congreso, la idea principal es que el individuo, mediante experiencias y vivencias, vea realidad de una forma virtual. De ese modo, los creadores de los juegos virtuales tienen una responsabilidad de que los jugadores vayan más allá de los trucos e interfaces. Así, según los expertos que participaron en el congreso, la experiencia hace que el individuo sea capaz de descubrir logros y carencias. 

Por otra parte, la Inteligencia Artificial en la medicina es ya una realidad. Las ponencias sobre este desarrollo tecnológico en el campo de la medicina, expuestas por Javier Díez y Francisco Javier Álvarez-Cienfuegos, de la UNED y la Universidad de Navarra, dejaron claro la inminente llegada de los sistemas inteligentes con sus beneficios y consecuencias. 

La incógnita de muchos sobre la posible destrucción de puestos de trabajo y el miedo al desarrollo de las máquinas inteligentes deja en entredicho el futuro de la nueva era tecnológica. Aunque los ponentes aliviaron a los concurrentes declarando que estos nuevos sistemas destruirían puestos laborales, afirmaron que también crearía otros muchos. Las máquinas irrumpirán en la medicina, pero se desconoce la forma.

Las humanidades como “piedra angular”
La conferencia sobre el sentido de las humanidades en el siglo XXI fue el pilar que sostuvo el resto de intervenciones que se hicieron a lo largo del congreso. “Las humanidades son la piedra angular del resto de las ciencias” fue una de las frases más resonadas de la jornada y que defendió la mayoría de los participantes. 

En el congreso, también se profundizó en la relación actual entre el arte contemporáneo y la fe cristiana. Se trató la separación que se ha vivido y si hay solución posible. Para ello, contaron con la presencia de Ignacio Llamas, artista español, que introdujo el concepto de “el arte y la religión como vías hacia la trascendencia”. Por otro lado, el padre Friedhelm Mennekes, expuso algunas de las medidas artísticas que ha tomado para “llenar las iglesias” y estar en contacto con la actualidad. 

Otra de las mesas que se produjeron en la 3ª edición del Congreso Razón Abierta, fue la basada en la dimensión espiritual como dimensión humana en la psicología. Moderada por Clara Molinero y conformada por Martín Echevarría, de “University Abat Oliba CEU”, Paul Vitz, procedente de “Divine Mercy University” además de Giancarlo Cesana, proveniente de la “università Degli Studi Milano-Biccoca”, profundizaron acerca del sentido, el amor y la vida. Además, reflexionaron acerca de diez premisas relacionadas con Dios enfocado a la psicología, así como la realidad y el misterio, por eso, Giancarlo Cesana, afirmó que “la realidad está en Dios”.

El perdón para sanar un corazón roto
Los ganadores tuvieron la oportunidad de exponer sus trabajos y relacionar la filosofía y teología con el resto de saberes. El profesor Robert Enright reconoció que el perdón es un arma para sanar al ser humano el daño que le han podido causar otros. Este trabajo fue premiado en la categoría de investigación y se basa en la ética del amor que sigue el ejemplo de un amor redentor como “el de Cristo en la cruz por cada uno de nosotros”. 

Marta Bertolaso explicó su trabajo sobre la filosofía del cáncer, en el que comentó que, anteriormente, se creía que el cáncer era únicamente un conjunto de células. Sin embargo, los investigadores habían descubierto que era un proceso en el que intervienen más factores y la filosofía ayuda a comprender esto. 

Roger Wagner propuso en su trabajo que la curiosidad es algo que se despierta desde niños y es necesario educarla correctamente. Para ello, trabajaron las grandes preguntas como ¿Quién soy? o ¿Hacia dónde vamos?. Además, el profesor defendió la idea de invertir más en filosofía que en la ciencia.

Por último, Bruno Dyck comentó que su trabajo trata de orientar a sus alumnos para buscar qué tipo de gestor quieren ser teniendo en cuenta la moral y los valores y, por tanto, la teología. Además, el profesor reconoció que la misión y valor de el congreso le ayudó a realizar la investigación.