Populismo y Unión Europea, a debate en la UFV

La UFV organiza un congreso centrado en uno de los grandes debates que amenazan el actual orden mundial europeo.

Foto: Á. Piñana

El Centro de Estudios sobre la Democracia de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV) reunió a profesores y políticos internacionales en una doble jornada titulada Populism and the Future of European Integration (El Populismo y el Futuro de la Integración Europea), dedicada al debate y a la discusión de cuestiones que amenazan el actual orden mundial europeo.

Una de las actividades más destacadas fue la conferencia Europe and Euroscepticism (Europa y el Euroescepticismo), impartida por Klaus Segbers, profesor de la Freie Universität Berlin. El ponente partió del contexto global actual, en el que destacó realidades como la globalización o la amenaza al actual orden mundial. Segbers se centró en el caso europeo: “Los 60 años de la Unión Europea son una historia de éxito”. Se explicó defendiendo los beneficios de la organización en diferentes ámbitos, ya que “si la Unión Europea no existiera, todo lo que aporta, entonces, tendría que ser inventado”. Sin embargo, destacó los diferentes desafíos a los que la organización debe hacer frente, como la dificultad de vencer a un nuevo terrorismo transnacional, la complejidad de solventar la inmigración incontrolada o el desafío del Brexit.

Consecuencias del Brexit
Este último fue tratado en profundidad por Paul G. Nixon, profesor de la Universidad de Ciencia Aplicada de La Haya, en la conferencia Migration, inequalities, nationalism, secessionism: Current challenges to the European integration process (Migración, desigualdades, nacionalismo y secesionismo: Los desafíos actuales del proceso de integración europea). “Europa estaba perdida”, dijo Nixon, para quien sus gobernantes “no tienen ni idea de dónde ir”. El profesor encontró en ese hecho la raíz de la petición de cambio del funcionamiento de la Unión Europea, que había sido ignorada. “Cambiar es difícil. No cambiar es letal”, afirmó.

Klaus Segbers, durante su intervención en el Congreso. Foto: Á. Piñana

Junto a Nixon estuvieron las ponentes Inés Gregório, de la Universidad Católica Portuguesa, y Ana Capilla, de la Universidad Francisco de Vitoria. Ambas trataron el problema de la educación en diferentes áreas. Gregório se centró en buscar una solución al problema de la integración europea en la crisis migratoria y su propuesta principal fue la educación. En este sentido, defendió la necesidad de los niños refugiados de ir al colegio como “una herramienta fundamental para la integración, para el aumento del entendimiento y la tolerancia”. La propuesta de Capilla fue a nivel profesional: “Estamos enseñando a personas a dedicarse a trabajos que no van a existir en diez años”. “La universidad y la educación deben cambiar”, añadió.

El populismo, hijo de la incertidumbre
Sin embargo, el reto principal que se abordó fue el que daba nombre al congreso: el populismo. Klaus Segbers y el resto de ponentes que impartieron conferencias durante las jornadas reconocieron que este fenómeno no es nuevo, sino fruto de la incertidumbre del contexto global actual. Expusieron las principales características del populismo, entre las que se encontraban la confrontación con las élites, la simplificación de soluciones a problemas complejos o la oposición a la globalización. A ello sumaron la promesa común de este fenómeno: “las fronteras nacionales tienen que reforzarse, hay que promover el patriotismo y así, todo irá bien”.

Segbers hizo finalmente un breve resumen de la situación a la que, según afirmó, se dirige el mundo: las incertidumbres no van a desaparecer pronto, Estados Unidos va a mantenerse como primer poder, Rusia no va a crecer en exceso y China va a tender al aislacionismo, Alemania va a continuar liderando la Unión Europea, se va a tener que luchar por el liberalismo, la Unión Europea se tiene que reimpulsar y la inmigración se tiene que abordar seriamente.

Finalmente, en todas las charlas se debatió si la naturaleza del populismo es la de una ideología emergente o es simplemente una forma de hacer política. En la conferencia Populism and the reshaping of ideological cleavages in Europe (El populismo y remodelación de las divisiones ideológicas en Europa), Miguel Montero, político y profesor de la Universidad Católica Portuguesa; Manuel Álvarez, doctor en Ciencias Políticas y profesor de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC); y Guillermo Graíño, académico y profesor de la UFV, debatieron si la respuesta populista es consecuencia del reciente estancamiento del “progreso histórico” y de la rapidez con la que se producen cambios en la actualidad.