La UFV se compromete en la Jornada de Comunicación

La revista 'Comunicación y Hombre' organiza la II Jornada de Comunicación, que trata el concepto del compromiso en la sociedad.

La Universidad Francisco de Vitoria (UFV) ha celebrado la II Jornada de Comunicación, de la mano de la revista Comunicación y Hombre (CyH), centrada en el Engagement, es decir, el compromiso. Cuatro ponentes de distintos ámbitos y carreras profesionales han acudido a la UFV para exponer a los universitarios qué significa para ellos este concepto.

La jornada, que dio comienzo a las 10 de la mañana en el Salón de Grados del Edificio Central, fue inaugurada por los integrantes de Comunicación y Hombre. Daniela Mussico, directora de la revista, junto a Ignacio Losada y Mónica Aranguren han presentado esta edición con un breve vídeo en el que tanto alumnos como profesores de la UFV daban su opinión sobre qué es el compromiso para ellos.

“Es un concepto que escasea en el siglo XXI”, ha afirmado Mussico durante la inauguración de la II Jornada. Aranguren también ha explicado en qué consiste Compartiendo Inquietudesun blog en el que (a través de un correo electrónico) cualquiera puede enviar sus historias sobre el compromiso. Losada, por su parte, ha destacado “el gran trabajo” de los anteriores becarios de CyH y ha explicado que gran parte de su labor era “buscar personas comprometidas”. Un ejemplo han sido los cuatro invitados a la II Jornada de Comunicación: Adrián Mediavilla, Dietee Brandau, Juan Manuel Cotelo y Jaime Lobera.

Noticia realizada por Luis H. Rodríguez, Sergio Aguilera, Laura Martín y Marta Sánchez.

1. “Se nos olvida sentir”

Fotografía realizada por Ignacio Losada.

Un vídeo sobre el dolor del Alzhéimer. Así ha comenzado Adrián Mediavilla, jefe de Planificación de la agencia Sra. Rushmore, su ponencia: “A veces se nos olvida sentir”. Mediavilla ha explicado que en su empresa buscan “provocar una conexión emocional” con el público de la marca a la que representan. “Cuando nos preocupamos de otra cosa que no sea vender, ganamos”, ha afirmado tajante. A raíz de esto, Mediavilla ha indicado que la publicidad “tiene la oportunidad de hacer este mundo algo mejor”.

Porque, para él, el compromiso “es darse cuenta de que hay algo por encima de uno mismo”. Mediavilla ha puesto como ejemplo una campaña que su agencia realizó para Multiópticas. “Nos posicionamos contra los prejuicios”, ha explicado después de enseñar el vídeo publicitario.

“El compromiso en la publicidad es crear un cambio positivo en la sociedad”, ha afirmado tajante tras mostrar una campaña realizada para el Atlético de Madrid. Según Mediavilla, hoy la gente “pide más” que vender productos. “Creo que la curiosidad es el motor de la humanidad”, ha sentenciado al final de la ponencia, después de ser preguntado por cómo surgen las ideas.

2. “El compromiso debe ser con uno mismo”

Fotografía realizada por Ignacio Losada.

Otro ponente de la segunda jornada de Comunicación y Hombre de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV) fue el periodista y locutor de EsRadio Dieter Brandau. Daniela Mussico, mediadora en las charlas, se encargó de dar a paso al invitado tras escuchar un audio del propio Brandau extraído de su emisora. En concreto, se trataba de un editorial en relación con el asesinato de Ignacio Echeverría en los atentados yihadistas de Londres en el año 2017, con uno de los mensajes de la película Lo Imposible, “go and help people” (ve y ayuda a la gente), acompañado de su banda sonora.

La charla giró alrededor de Ignacio Echeverría y la valentía con la que afrontó el momento previo a su muerte, algo así como el compromiso que tuvo hacia los demás en los últimos momentos de su vida. Dieter Brandau se encargó de explicarlo, con esa idea diferente a la de la mayoría de las personas en estos casos, ir en la dirección contraria a la que el policía te indica, como hizo Ignacio Echeverría, quien se dirigió con monopatín hacia los terroristas, armados con cuchillos, que estaban asesinando a civiles. Tras relatar lo acontecido en la capital inglesa, Brandau concluyó con la fase: “más allá del compromiso”, un mensaje para hilar lo que iba a contar en el resto de esta ponencia, “ser fieles a uno mismo”.
También habló de los inicios de su medio de comunicación, ya que lo vio nacer. Uno de los objetivos de esta cadena de radio es: “escuchar a las víctimas del terrorismo”. Dieter Brandau, apasionado de su profesión y con el fin de llegar a los demás, pero reconoció que a veces hablar con personas que alguna vez han hecho una heroicidad o están relacionadas con esto mismo, te lleva a “llegar vacío a casa”, como cuando entrevistó al padre de Ignacio Echeverría, al que entrevistó cuando su hijo estaba desaparecido tras el atentado y al que en estas Navidades volvió a entrevistar. Terminó con una afirmación: “mi compromiso sigue siendo la idea con la que se fundó aquella radio”.
Las palabras de Dieter Brandau se cerraron con aplausos y , a continuación, comenzó la ronda de preguntas de los alumnos de la Universidad Francisco de Vitoria.

3. “Cuando te digan no, ni lo escuches”

Fotografía realizada por Luis H. Rodríguez.

Juan Manuel Cotelo es un guionista, director y actor español, con una fe ciega en Dios y en lo que verdaderamente significa engagement. Estudió Periodismo sin querer dedicarse a ello, solo quería contar historias, pero la profesión le ponía muchas trabas a la hora de hacerlo. Con 30 años hizo su primera película, sin experiencia alguna en el cine y sin haber leído ni mucho menos escrito nunca un guion. “Sabía qué era lo que quería contar”, ha confesado el cineasta.

El sudor de los ruiseñores se estrenó en 1998, un proyecto ambicioso con María de Medeiros, que acabó siendo avalado por la crítica y por el que cosechó parte de su reputación. Su segundo proyecto fue todavía más difícil de producir. Nadie creía en él, recibió multitud de negativas de todas partes. Se trataba de una película sobre un sacerdote bueno, una auténtica rareza en el cine. Al final, fundó su propia productora para financiar su largometraje, al que luego seguirían varios proyectos, todos ellos en defensa de la fe.

La respuesta del público sorprendió a todos, a quienes confiaron y a quienes no dieron nada por la película. El equipo recibió multitud de testimonios de espectadores procedentes de diversas partes del mundo a los que su historia había conmovido y cambiado, eso les movió a seguir adelante.

Así empezó la carrera de Juan Manuel Cotelo, que ha definido el engagement en el cine como el compromiso entre el cineasta y su público. Según él, no basta con hacer una película, hay que ser fiel a uno mismo, pero también al espectador. Juan Manuel ha hablado de hacer oídos sordos a los pesimistas e ignorar las críticas. Ha confesado a los alumnos que solo una persona había confiado en él cuando se dispuso a rodar su película.

Tuvo la suerte de que el discurso motivador vino de la mano del director español Juanma Bajo Ulloa y de contar con Agustín Díaz Yanes para revisar su guion. Sin embargo, ha animado a todos los estudiantes soñadores a ser fieles a sus proyectos y a luchar por ellos.

4. “La gente quiere ver más compromiso”

Fotografía de Ignacio Losada.

Jaime Lobera es director de Marketing y Ventas de Campofrío desde 2007. Hace siete años, la empresa dio un giro en su manera de entender la publicidad y comunicar. En aquel momento, la crisis estaba aflorando y eso afectaba negativamente a la sociedad. Fue entonces cuando la empresa se dio cuenta de que no solo tenían que vender productos, sino hacer un ejercicio de reflexión y ver qué le interesaba a los consumidores.

Desde 2007 hasta ahora, las cosas han cambiado tanto que lo que comenzó siendo una idea superficial se ha transformado en campañas de publicidad que han definido la identidad de marca. La empresa propuso cambiar el rumbo hacia una publicidad que apelara más a las emociones, así llegó su primer anuncio, tras las negociaciones de Jaime Lobera con los jefes. “La noche antes de que se lanzara el anuncio estuve sin dormir porque no tenía claro cómo iba a salir”. Para Jaime, tener estabilidad emocional y sentimental hace que te “apasione lo que haces”.

Todas las Navidades, Campofrío lanza un anuncio con el propósito de “lanzar un mensaje de optimismo al país”, nada que ver con aumentar las ventas del producto. “Sabemos que nuestras campañas son arriesgadas, hay gente que dice que no y gente que dice sí. Y eso es lo que queremos, que haya pluralidad”. Una publicidad que acaba convirtiéndose en la noticia del día. “Lo mejor es que logramos recuperar conversaciones con sentido, donde se habla de valores. Eso es marketing y lo que la gente quiere ver de las empresas es más compromiso”.

En los últimos minutos del encuentro, Jaime respondió a las preguntas de los alumnos. Las cuestiones giraron en torno a varios temas, uno de ellos fue el incendio que, en 2014, arrasó la fábrica de Campofrío en Burgos. “Hubo muchos medios de comunicación que decían a los trabajadores que Campofrío iba a cerrar y ellos se iban a quedar en la calle. En esa situación, te conmovía el corazón que los trabajadores dieran la cara por la fábrica”. También habló sobre el machismo, alegando que “España todavía es un país machista, al igual que las empresas”. El que se autodefine como el “charcutero del marketing” respondió otras preguntas relacionadas con las actividades que realiza el departamento de Marketing y la llegada de las nuevas generaciones.