Graduaciones UFV: alumnos centrados en la persona

La Universidad Francisco de Vitoria (UFV) celebró los actos de graduación de sus alumnos los días 1, 2 y 3 de junio. "Confiamos en vosotros para cambiar el mundo porque el cambio lo hacen las personas, no las instituciones", afirmó el rector de la universidad, Daniel Sada.

Una puerta se cierra y otra más grande se abre para los graduados de la UFV. Atrás quedan las clases a primera hora de la mañana, los cafés en la terraza del Rodilla y los 4,9 que nunca serán 5. Los días 1, 2 y 3 de junio, los alumnos de último año cerraron su etapa universitaria con las graduaciones organizadas en el aula magna y en el polideportivo de la universidad.

La Facultad de Ciencias de la Salud fue la primera en estrenar la tarima azul del polideportivo. Los alumnos de Enfermería y Fisioterapia se graduaron el viernes 1 de junio, con la periodista Irene Villa como madrina de promoción. En un emotivo discurso sobre la superación personal y profesional, destacó que “la universidad da alas para la vida”.

En su intervención, que puso en pie a todo el auditorio, dio las gracias a los fisioterapeutas y enfermeros por ayudarle “a caminar” y los alentó a humanizar su trabajo porque “todo el mundo tiene derecho a vivir”. Además, los animó a ser positivos en su vida porque “la única discapacidad que existe es la negatividad”.

También recogieron su diploma los Premios Óptimus 2018. Con este premio, la Universidad Francisco de Vitoria reconoce los méritos del mejor alumno de cada facultad, su esfuerzo, trabajo y dedicación a todas las áreas de la formación integral. Por eso, el premio se asigna a aquel alumno de cada facultad que haya destacado simultáneamente y a lo largo de toda su carrera en los distintos ámbitos de la vida universitaria.

Los alumnos que recogieron el premio fueron Rafael Jaro, del Grado en CAFYD, de la Facultad de Educación y Humanidades; Fernando Martínez, del Grado en Administración y Dirección de Empresas, de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Empresariales; María Bresel, del Grado en Fisioterapia, y Priscila Metola, del Grado en Enfermería, de la Facultad de Ciencias de la Salud; Ana García, del Grado en Biotecnología de la Facultad de Ciencias Experimentales; Patricia Isla, del Grado en Arquitectura, de la Escuela Politécnica; y Pablo Zuazo del Grado en Periodismo de la Facultad de Ciencias de la Comunicación.

El premiado de la Facultad de Comunicación, Pablo Zuazo, dijo que entró en la universidad “como adolescente” y ha salido “como adulto”. Además, afirmó sentirse “orgulloso y agradecido” a toda la comunidad universitaria por el premio. “Ahora espero poner en práctica la mochila que he llenado de destrezas, experiencias y conocimientos”, afirmó.

Vista general de la graduación de Enfermería. Foto: UFV

Priscila Metola, estudiante de Enfermería y Premio Óptimus de la Facultad de Ciencias de la Salud, agradeció a la universidad en su discurso de despedida por haberle dado la “oportunidad” a través de las actividades y misiones UFV de “conocer el mundo y a la persona”. En cuanto a la satisfacción del premio, solo dijo que para ella los “verdaderos óptimus” son las personas que han formado parte de su “vida universitaria”.

Goirigolzarri, padrino UFV
Otra de las graduaciones que tuvo lugar el viernes 1 de junio fue la de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Empresariales. El acto estuvo apadrinado por el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. “El espíritu de superación es todo lo contrario a la autocomplacencia y hay que perseguir siempre la excelencia”, afirmó Goirigolzarri. El presidente de la antigua Caja Madrid se refirió además en su discurso al concepto de liderazgo, que, a su entender, debe enfocarse siempre desde el respeto a la persona. “Tened en cuenta que el liderazgo se basa siempre en el respeto a las personas porque solo el ejemplo legitima el liderazgo”, afirmó.

“Un lugar donde he descubierto quién quiero ser y quién voy a ser el resto de mi vida”, así define la UFV Arancha Piedra, estudiante graduada en Diseño y Publicidad el sábado 2 de junio. La Facultad de Ciencias de la Comunicación contó con el periodista, poeta y profesor Isidro Catela como el encargado de impartir la lección magistral. En su intervención, el docente resaltó que “la felicidad exige salir de la cultura del tú y llegar al otro”.

“La UFV es un lugar donde he crecido”, declaró el Premio Óptimus Pablo Zuazo.

Carmen Amores, directora general de Castilla-La Mancha Media y madrina de los alumnos de la Facultad de Comunicación, confesó que “a veces en la vida la emoción está delante de la responsabilidad”. Y continuó: “Este es mi caso. Esta casa me provoca recuerdos emocionantes y muy gratos, como profesora y como madre de un alumno ya graduado. Como compañeros, tenéis un punto de unión y la emoción de comunicar. Vivimos un tiempo emocionante que vais a liderar y está en vuestras manos aprovecharlo, pero es necesario que el trabajo se haga con el rigor como servicio a la sociedad”.

El padre Llorente animó a los alumnos de CAFYD y Magisterio a crecerse en las dificultades.

Eva Moral, campeona mundial de paraduatlón y subcampeona europea de paratriatlón, contó el cambio radical en su vida tras un accidente de bicicleta en septiembre de 2013, para convertirse en competidora sobre ruedas. Ella fue la madrina de los alumnos de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (CAFYD) y en su discurso les recordó que “el deporte tiene unos valores como el sacrificio, el compañerismo y la lealtad”. “Tenéis que aplicarlos a vuestra vida. Perseguid vuestros sueños porque la vida te puede cambiar en un segundo, pero debemos luchar y seguir hacia adelante. Nos podemos caer, pero es obligatorio levantarse. Nunca hay que rendirse”, recalcó Moral. La deportista estudiará CAFYD el próximo año en la Universidad Francisco de Vitoria con una beca de estudios.

Vanesa Vicente, antigua alumna de Magisterio y especializada en coach educativo, fue la madrina de los alumnos de Educación Primaria e Infantil, y les dio una recomendación: “El éxito no se persigue, ya que cuando perseguimos algo nos esquiva; es como cazar mariposas. El éxito es algo que acabas atrayendo cuando te conviertes en la persona que quieres ser”.

Los alumnos de la Escuela Politécnica Superior contaron con Emilio Tuñón, arquitecto fundador del estudio Mansilla+Tuñón Arquitectos, junto con Luis Moreno Mansilla, como padrino de Arquitectura, y José Antonio Ondiviela, director de Soluciones Gobierno de Microsoft para España, como padrino de Ingeniería Informática. Ondiviela, en su discurso a los recién graduados, afirmó: “Os deseo el valor y la templanza para cambiar el mundo. De la mano de la tecnología, pero siempre guiados por el sentido humanista y los valores humanos”.

Finalizaron los actos de graduación con los alumnos de Psicología, que contaron con la psicóloga María Prieto Ursúa como madrina, quien mostró su agradecimiento a la UFV por “el privilegio de participar en la formación integral de los futuros psicólogos”. “Mis mejores deseos para vuestra preciosa tarea”, concluyó.

“Os deseo el valor y la templanza para cambiar el mundo”, afirmó el padrino de Ingeniería Informática.

El rector de la UFV, Daniel Sada, participó en las ceremonias de graduación. En sus intervenciones, recordó a los alumnos que “este día es la recompensa” al esfuerzo y es “un punto de llegada, pero también de partida después de cuatro años estudiando en la UFV”. Además, les dio varias recomendaciones: “Llenad vuestro corazón de orgullo, pero también de gratitud, seguid estudiando porque las personas a las que vamos a servir se merecen tener unos profesionales con conocimientos actualizados y sed personas de servicio porque, como decía santa Teresa de Calcuta, quien no vive para servir no sirve para vivir”. “Confiamos en vosotros para cambiar el mundo porque el cambio lo hacen las personas, no las instituciones”, afirmó Sada.

Noticia elaborada con información de Sergio Aguilera, Laura Martín y Comunicación UFV.