La UFV colabora con Cáritas Internacional tras el terremoto de Indonesia

Esta cooperación se enmarca en un protocolo desarrollado por ambas partes para brindar ayuda en las situaciones de catástrofe.

La Universidad Francisco de Vitoria, como ya hizo en su momento con los terremotos en México, ha vuelto a activar el protocolo de emergencias por catástrofes, de la mano de Cáritas, para solidarizarse y dar respuesta inmediata a las necesidades tras el sismo y el tsunami en Indonesia. El Voluntariado de Acción Social (VAS) ha comenzado una campaña de concienciación con carteles por el campus y se ha puesto a disposición del alumnado y del personal de la universidad un número de cuenta en el que se puede depositar dinero, que va directamente a Cáritas Internacional en el terreno.

“La universidad como agente de cambio social no puede permanecer ajena a todas estas catástrofes”, afirma el responsable del VAS. 

Esta acción humanitaria surge de la firma de un convenio de colaboración entre la UFV y Cáritas Internacional, en 2018, para reforzar la respuesta humanitaria a los afectados por situaciones de emergencia. La participación se firmó en febrero de 2018 y según comentó a Mirada 21.es Daniel de la Rosa, profesor de la Universidad y responsable del Voluntariado de Acción Social, parte de la visión de que “la universidad como agente de cambio social no puede permanecer ajena a todas estas catástrofes (…) y esta universidad nace con una vocación social y de servicio, por lo que si no diéramos respuesta a esto, no estaríamos siendo fieles a nuestros orígenes, ni a nuestro lema: Vencer el mal con el bien.”

De la Rosa explicó, que se decidió crear un plan de emergencia, un “botón de emergencia para dar respuesta a todas las cosas que pasan” y trabajar con Cáritas Internacional porque es “una solución rápida, necesaria y que da respuesta”. Además resaltó: “Cáritas es una institución que nos da mucha confianza, es un sello de calidad, de garantía de que las cosas se van a hacer y sobre todo, nos dan una certeza absoluta de que el dinero va a llegar, de que el trabajo se hace bien, con la gente local y que se va a invertir el dinero en lo que realmente se necesita”.