Cultura de vida desde la “moralidad cristiana”

La Parroquia de la Asunción de Nuestra Señora de Pozuelo de Alarcón celebra el coloquio sobre la eutanasia en la que participaron profesores y expertos de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV).

Después del coloquio se produjo un encuentro con los expertos acompañado de un cóctel.

La Parroquia de la Asunción de Nuestra Señora de Pozuelo de Alarcón celebró el pasado 11 de mayo el coloquio Cultura de vida, en el que participaron Carlos Zaragoza, jefe de la Unidad de Investigación Cardiovascular del Hospital Universitario Ramón y Cajal, y Ricardo Abengózar, médico y director del Instituto de Bioética de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV).

La tertulia, que congregó a un centenar de vecinos de la localidad de Pozuelo, giró en torno al papel de la medicina frente a cuestiones como la vida, la muerte, el sufrimiento o el acompañamiento. Uno de los temas principales fue la proposición de ley de legalización de la eutanasia, también conocida como Ley de Muerte Digna, que se está debatiendo en el ámbito político. Los expertos abogaron por el papel de la medicina para defender el valor y dignidad de la vida, al tiempo que reclamaron de las instituciones y del Estado un esfuerzo mayor en los tratamientos paliativos y de acompañamiento.

El propósito del coloquio era, según Ricardo H. Ontalba, “desde la moralidad cristiana, no insistir ni discutir, sino presentar los aspectos más sórdidos de la cuestión”.

Ricardo H. Ontalba, profesor de la Universidad Francisco de Vitoria y vecino de la localidad, fue el moderador del acto, cuyo propósito era “desde la moralidad cristiana, no insistir ni discutir, sino presentar los aspectos más sórdidos de la cuestión”, explicó el docente.

Mario Palacio, párroco de la Asunción de Nuestra Señora de Pozuelo y anfitrión del coloquio, agradeció a los ponentes su presencia y animó a los asistentes a ser, a partir de encuentros como este, “minorías que promuevan en sus pequeños ámbitos de acción la cultura de la vida”.

Esta colaboración con la Parroquia de la Asunción de Nuestra Señora no será la única, según Ricardo H. Ontalba, ya están en marcha muchos otros proyectos para el futuro.