José María Aznar: “No creo en la política espectáculo de hoy”

El expresidente del Gobierno ha visitado la UFV, ha hablado sobre liderazgo y ha presentado un foro exclusivo formado por sesiones magistrales que impartirán líderes políticos y sociales.

De izquierda a derecha, Francisco Rosell, director del periódico El Mundo, y José María Aznar, expresidente del gobierno. Fotografía: Twitter.

José María Aznar, expresidente del gobierno y presidente del Instituto Atlántico de Gobierno (IADG), ha inaugurado el Aula de Liderazgo IADG-UFV en la Universidad Francisco de Vitoria (UFV) donde fue entrevistado por el director del periódico ‘El Mundo’, Francisco Rosell. El encuentro, celebrado el 4 de noviembre, abordó la cuestión del liderazgo político y la importancia de la coherencia con el ideario. 

Francisco Rosell planteó la situación del liderazgo en España. José María Aznar reconoció que el liderazgo aparece “difuminado” en la sociedad de hoy en día. “La política ha renunciado a ejercer esa responsabilidad y ha dejado mucho campo libre al liderazgo”, explicó. Además, el expresidente del Gobierno aseguró que la política es imprescindible “aunque haya gente a la que no le interese”. También, Aznar ahondó sobre el perfil de político en España a día de hoy. “La adolescencia de los políticos está presente en la sociedad y no creo en este tipo de política”, afirmó.

“Intentemos poner el país en buenas manos bajo una sabia decisión y acertemos en nuestra responsabilidad de que los políticos sean de calidad”, dijo Aznar.

Aznar explicó que se requiere de un perfil concreto para ejercer de líder. “En la política no se tiene que torcer el gesto ni que contentar a todo el mundo, sino que hay que saber lo que se tiene que hacer, que es mantener el orden constitucional”, manifestó el expresidente. También, Aznar utilizó el ejemplo de Lincoln, considerado padre de Estados Unidos, para explicar que no aceptó la división de su país “aún conociendo todas las consecuencias como una guerra civil”. 

El expresidente reconoció que ejercer el liderazgo internacional consiste en mejorar el estatus internacional en el país: “ayudar a que fuera un país más respetado, con una mejora de condiciones…”. Además, Aznar afirmó que en 2003 fue cuando se produjo un mayor sentimiento más nacional, ya que se logró formar parte de entidades relevantes y esenciales para el funcionamiento del país. “Nosotros no fundamos la OTAN, pero llegamos a tiempo y logramos entrar”, afirmó. 

Liderazgo y elecciones
Rosell y Aznar analizaron la situación actual de España y ahondaron sobre el verdadero sentido de la política. “Lo que se demuestra con esta situación es que no existe un líder”, afirmó Aznar. Además, reconoció que los nacionalistas rompen el pacto de convivencia que se estableció durante la transición. “Es muy negativo enfadarse y pegar una patada a la mesa”, manifestó el expresidente. “Cuando un ciudadano pacífico sale a la calle en Vigo tiene que saber que el Estado le protege”, añadió. 

“El populismo en un sistema democrático es decir una cosa que sabemos que no va a cumplir”, explicó Aznar.

También, Rosell y Aznar comentaron algunos aspectos a tener en cuenta respecto a las próximas elecciones del 10 de noviembre. “Lo que salga en el 10-N es nuestra responsabilidad”, afirmó Aznar. Además, hizo alusión a la “revolución demagógica” presente en la sociedad. “Esta situación provoca una mayor descentralización del poder y crisis hasta en los cuerpos intermedios”, explicó.

Aznar reconoció que el populismo está presente actualmente. “El populismo en un sistema democrático es decir una cosa que sabemos que no va a cumplir o no afrontar problemas que sí deberían afrontarse”, afirmó el expresidente. 

Jóvenes estudiantes con José María Aznar. Fotografía: Juan María Villagrán.

EE.UU. como propuesta de liderazgo
Churchill y Roosevelt fueron algunos de los presidentes que Aznar mencionó para explicar el liderazgo. Además, Aznar explicó que la situación actual de Cataluña es debido a una mala gestión de liderazgo. “Hay que reconocer que existe una mayoría no independentista ni violenta que se puede sentir desamparada, y es la obligación y responsabilidad del Gobierno hacerse presente ahí”, afirmó. También, manifestó que urgen propuestas que protejan a los ciudadanos. “Es necesaria una política nacional que ampare a todos y deje claro que es imposible una ruptura constitucional, y esto requiere de liderazgo”, aseguró el expresidente. 

El expresidente del Gobierno comentó los objetivos que se establecieron después de la Guerra Fría como establecer un orden económico mundial sostenible o pacificar algunas zonas. Sin embargo, reconoció que ninguno de ellos se ha podido llevar a cabo en su totalidad. “Estamos ante un mundo más inseguro e inestable donde la cooperación es más difícil y las instituciones internacionales actúan como fachada y no ejercer su verdadera función”, explicó. 

La decisión más difícil
Una de las preguntas que plantearon los alumnos fue sobre su trayectoria política, concretamente, sobre la Presidencia del Gobierno. Aznar reconoció que fue el trabajo más importante que ha ejercido en su vida y afirmó que renunció a otras ofertas, ya que se sentía llamado a ello. Sin embargo, hubo decisiones difíciles que afrontar. 

“La decisión más difícil que tuve que mantener fue la de irme voluntariamente”, explicó. El expresidente reconoció que fue una de las elecciones más duras de su vida. “Fue la más difícil porque fue durante un momento culminante en el que yo me sentía con plenitud de facultades, pero había que pensar en el bien del país”, explicó. 

“La decisión más difícil que tuve que mantener fue la de irme voluntariamente”, explicó Aznar.

Otras de las decisiones más difíciles fueron las relacionadas con el asesinato de Miguel Ángel Blanco, perteneciente al Partido Popular y asesinado por la banda terrorista ETA. “La cuestión era clara porque fue secuestrado para ser asesinado”, afirmó. Aznar explicó que, en ese momento, había que hacer lo posible por encontrarlo. “Es duro esperar buscando, pero era lo que tocaba en el momento. Peor hubiese sido ceder al chantaje y que fuera asesinado”, concluyó. 

El expresidente del Gobierno hizo un último alegato a la responsabilidad y acierto para las próximas elecciones: “Intentemos poner el país en buenas manos, bajo una sabia decisión y acertemos en nuestra responsabilidad de que los políticos sean de calidad”.