«Excepto en la conducción, no creo que tenga ninguna limitación»

El medallista de oro de los Juegos Paralímpicos de Río 2016 y Luis Leardy compartieron su experiencia en el deporte con estudiantes de la UFV.

Gerard Descagerra (i) y Luis Leardy (d) en el Salón de Grados de la UFV.

El medallista de oro de los Juegos Paralímpicos de Río 2016 Gerard Descarrega y el campeón paralímpico de natación y director de Comunicación del Comité Paralímpico Español, Luis Leardy, visitaron el 23 de enero la Universidad Francisco de Vitoria (UFV). Ambos campeones hablaron sobre la cobertura que recibe el deporte paralímpico, entre otras cosas, en el coloquio Que nada te impida llegar a la meta organizado por Cetys.

Gerard Descarrega dedicó sus minutos a contar su historia a los jóvenes estudiantes. El tarraconense nació con discapacidad, pero no fue hasta los cinco años cuando se percató del problema. «Es duro, no entiendes por qué te tiene que pasar a ti y no al de al lado», afirmó Descarrega. «Pero todos nos encontramos con muchos problemas, y hay que buscar la manera de sortearlos, escalarlos o esquivarlos. La vida no te va a poner nada en bandeja si no eres espabilado y no eres el primero que crea en ti», prosiguió.

«Puedo cambiar un pañal sin ningún problema y en vez de usar tres toallitas, uso seis»

El atleta también habló de lo que supone sufrir ceguera. «Creo que ser ciego es un adjetivo, no una cualidad. Excepto en la conducción, no creo que tenga ninguna limitación en la vida», aseguró Descarrega. El catalán lo demostró el verano pasado, cuando decidió hacer un viaje de un mes, por su cuenta, en Australia para aprender a hacer surf y escalada, a la vez que hacía autostop para recorrer todo el país.

Con tan solo 24 años, Descarrega se considera un «pluriempleado». Compagina sus entrenamientos diarios con la carrera de Psicología y el cuidado de su hija Martina. «Puedo cambiar un pañal sin ningún problema, y en vez de usar tres toallitas, uso seis», afirmó Descarrega entre las risas de los asistentes.

En cuanto a su carrera deportiva, Descarrega no hizo especial hincapié en sus triunfos (oro en dos europeos, en un mundial y en los Juegos Paralímpicos de Río 2016), sino en lo duro que no es estar arriba. «Cuando terminas en el podio cobras bien, pero como acabes séptimo te quedas sin nada», aseguró.

Barcelona como ejemplo
Luis Leardy comenzó su intervención compartiendo «pequeñas batallas» que vivió cuando ganó dos oros y un bronce en los Juegos Paralímpicos de Seúl de 1988. «El entrar en una ceremonia de inauguración de unos juegos se convirtió en uno de los momentos más impresionantes de la vida de los que estábamos acostumbrados a que solo nos vinieran a ver los familiares a la piscina”, aseguró Leardy.

“En la ceremonia de clausura había un cartel que decía See you in Barcelona, del cuál nos reíamos, porque pensábamos que era imposible organizar algo así en España. Nos equivocamos meridianamente porque los juegos se celebraron y fueron un antes y un después en calidad de organización”, aseguró Leardy, que añadió que los Juegos Paralímpicos de la capital catalana fueron un ejemplo para todos sus precedentes.

Leardy concluyó su ponencia refiriéndose a la cobertura que recibe el deporte paralímpico. Según el nadador, el dinero para pagar los gastos de emisión de los Juegos Paralímpicos lo facilita el comité, que, a su vez, es financiado por los patrocinadores. «TVE dedicó 50 millones de euros para los JJ.OO. y menos 400.000 para los Paralímpicos. Todo lo que conseguimos nos cuesta muchas llamadas y negociaciones», finalizó Leardy.