El “susto” de Torres, entre la vida y la muerte

Jorge de la Fuente, alumno de Medicina en la Universidad Francisco de Vitoria, explica cómo han actuado los sanitarios para detallar el parte médico del delantero 'rojiblanco'.

Fernando Torres ha tenido mucha suerte. El golpe que sufrió este jueves contra el Deportivo de la Coruña fue “preocupante”, pero la rápida actuación que hubo “fue muy importante”. Con este apunte, el alumno de Medicina de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV) Jorge de la Fuente ha explicado a Mirada 21 cómo han actuado los sanitarios para detallar el parte médico.

Torres, que, tras un choque con Álex Bergantiños, quedó tendido en el suelo inconsciente durante unos minutos hasta que le evacuaron en camilla, fue trasladado al Hospital HM Modelo, donde le han dado el alta médica este viernes. Así lo ha anunciado el Atlético de Madrid en sus redes sociales, donde han detallado que el delantero “está estabilizado y consciente”.

Jorge de la Fuente: Torres “ha tenido muchísima suerte y todo se ha quedado en un gran susto”.

El ‘Niño’ también ha usado las redes para agradecer los “mensajes de ánimo”, y ha reconocido que “solo ha sido un susto”, por lo que espera “volver muy pronto”. En el hospital, al delantero del Atlético de Madrid le han realizado dos TAC: uno craneal y otro cervical. Según ha explicado De la Fuente, “para asegurarse de que no tiene un traumatismo craneoencefálico” ni “una afectación medular en las cervicales”.

El peligro de sufrir un traumatismo en la médula a nivel cervical, por un lado, es dañarse “las primeras dos vértebras”, porque es causa de muerte. Asimismo, por otro lado, si hubiese sido un poco más abajo, Torres podría haberse quedado tetrapléjico, ha explicado De la Fuente. Afortunadamente, al hacer el TAC, los médicos “vieron que no tenía ninguna afectación en la zona cervical”, sino que “tenía un traumatismo craneoencefálico”.

Es decir, el susto se quedó en eso, un susto, porque “un traumatismo craneoencefálico no tiene porqué llevar una rotura de cráneo”, sino que puede ser, como es el caso, “una conmoción”. Depende de la fuerza con la que uno se dé el golpe, y, en el caso de Torres, no fue grave. Por eso, “lo único que tiene que hacer ahora es mantener reposo deportivo durante 48 horas” antes de retomar su ritmo de vida. Torres “ha tenido muchísima suerte y todo se ha quedado en un gran susto”, ha concluido De la Fuente.