La Unión Europea embarga armas a Venezuela

Las medidas tomadas tienen como finalidad acabar con la represión interna del país.

El presidente Nicolás Maduro. Foto de Senado Federal

La Unión Europea toma medidas contra Venezuela con el fin de parar los abusos de poder que hay en el país y que han provocado 125 muertos en cuatro meses. Las sanciones no solo incluyen al gobierno, sino también a personas en concreto, aunque todavía no se han aportado nombres, pero sí se barajan algunos.

Los 28 ministros de Exteriores de la Unión Europea se reunieron el 13 de noviembre para decidir, por unanimidad, tomar medidas contra Venezuela, con la intención de acabar con la violación de los derechos humanos en dicho país. Decidieron imponer un embargo del comercio de armas y materiales tecnológicos que puedan ser utilizados con fines bélicos.

Con estas sanciones, la UE pretende evitar la represión interna en Venezuela, debido a que en cuatro meses ha habido 125 muertos. Además de las medidas mencionadas, se plantea crear una lista “negra”, en la que todavía no hay nombres, para sancionar a personas concretas que no respetan el Estado democrático ni los derechos humanos. Las personas incluidas no podrán entrar en la UE y se congelarán todos sus bienes.

Los ministros añadieron que las sanciones pueden rebajarse o cesar si comienza a haber negociaciones creíbles, respeto por las instituciones democráticas, elecciones libres y justas, no como las del pasado 15 de octubre, y la liberación de los presos políticos.

En estas restricciones no están incluidos los contratos anteriores al 13 de noviembre. Pretenden que sea una advertencia a Venezuela, que ya las han calificado de “estúpidas”. Son medidas que se tomarán de manera gradual.

Veto migratorio
La Unión Europea se une a otros dos países, Estados Unidos y Canadá, que ya han tomado medidas contra Venezuela. Estados Unidos ha impuesto un veto migratorio a ocho países: Venezuela, Corea del Norte, Liba, Siria, Somalia, Yemen, Irán y Chad.

El veto no incluye a toda la población, sino a ciertos funcionarios venezolanos encargados de transmitir información sobre la sociedad (venezolana) que emigra a Estados Unidos. Las sanciones no solo son a los propios funcionarios, sino que también afectan a su familia directa. El Gobierno de Venezuela ha calificado las medidas tomadas por la administración de Trump como “terrorismo psicológico”.
Además, el Ejecutivo canadiense ha justificado sus medidas tomadas explicando que Venezuela lleva a cabo “comportamientos antidemocráticos”.